Deportes de riesgo

No todos los deportes que conllevan un riesgo tienen lo hacen con el mismo nivel. La peligrosidad estará determinada, en la mayoría de las ocasiones, por el nivel de dificultad con el que se practique.

Por ejemplo, en la práctica la actividad de descenso de rápidos, actividad que consiste en bajar un río aprovechando el cauce de su corriente en una embarcación, no todos los descensos tienen el mismo nivel de peligrosidad, incluso un mismo río según sus diferentes tramos navegables, tendrá distintos niveles de riesgo.

Terminología

Como el término “deporte de riesgo”, puede  tener una connotación negativa en su significado, algunas personas prefieren hablar de deportes de aventura. Esta definición se suele emplear para definir actividades realizadas al aire libre que, aunque tienen un cierto nivel de peligrosidad, no es del todo extrema.

Algunos deportes de riesgo son:

  • Paracaidismo: Es una actividad que consiste en lanzarse al vacío y equipado con un paracaídas desde una gran altura que se puede obtener estando subido a cualquier tipo de aeronave o terrenos montañosos.
  • Caída libre: Es una modalidad del paracaidismo, cuyo objetivo es lanzarse desde una gran altura con un paracaídas y aguantar el mayor tiempo posible en el aire sin abrir el paracaídas. El principal riesgo consiste en que la decisión de abrir el paracaidismo se produzca demasiado tiempo para que se despliegue correctamente  y pueda frenar la caída.
  • Parapente: Otro deporte de riesgo que se realiza en el aire. Consiste en bajar desde una gran altura, normalmente desde lo alto de una montaña, con un paracaídas en el que además de actuar la fuerza de la gravedad hacia abajo, también actúa la fuerza de un mecanismo que hace de planeador que permite realizar un trayecto dirigido a quien lo maneja.
  • Puenting: También llamado bungee jumping. Es un deporte de riesgo que consiste en lanzarse desde un puente, con una considerable altura, enganchado al cuerpo (normalmente por el talón) con una cuerda elástica. El individuo al tirarse experimenta el movimiento que se produce por el estiramiento y la contracción de la cuerda hasta que el movimiento cesa.
  • Rafting o descenso de rápidos en balsa de goma: Esta actividad consiste en descender por el cauce de un rio con una embarcación, normalmente una balsa de goma. Según la dificultad del descenso existen varios niveles clasificándose en dos grandes grupos
    • Aguas planas (Clase  I, Clase II). Son los primeros niveles sencillos de superar.
    • Aguas blancas o aguas bravas (Clase II, Clase IV, Clase V, Clase VI). Son niveles que progresivamente aumentan su complejidad, considerándose el último nivel de una dificultad de descenso prácticamente imposible.
    • Este deporte entraña serio peligros en sus niveles más difíciles. Existe la posibilidad de caer al agua o de que la embarcación choque con rocas o una pared del rio pudiendo producir lesiones por golpes  a quienes los practican o incluso la probabilidad de ahogarse.
  • Kitesurf: Es una actividad acuática en la que el deportista se desplaza mediante una cometa dirigida por el viento, deslizándose sobre el agua en una tabla o esquí. El principal riesgo de esta actividad es que en los saltos que se realizan con la tabla, se pueden llegar a alcanzar alturas considerables y una mala caída puede provocar serias lesiones en el deportista.

 

Deja un comentario