Sácale partido a tu cuerpo

No existen dos hombres exactamente iguales. Cada organismo posee una constitución única que le otorga unas características propias: estructura ósea, mayor o menor masa muscular, metabolismo… El llamado biotipo o tipo somático es esa constitución natural, de origen genético, que proporciona un cuerpo más o menos atlético, delgado o con tendencia a la obesidad.

Es importante conocer con qué cuerpo cuentas, cuáles son sus puntos fuertes y sus inconvenientes, para poder explotar todo su potencial con una alimentación idónea y un entreno óptimo. Si conoces tus propias características, juegas con ventaja.

Los tres grandes grupos

Existen tres grandes grupos básicos en los que clasificar el tipo de cuerpo masculino. Hay que insistir en que no hay uno mejor que otro o con una mayor disposición para la actividad física. Simplemente, cada uno de ellos requiere una dedicación específica.

Endomorfos. Son aquellas personas de complexión fuerte pero con tendencia al sobrepeso. Son hombres de huesos anchos, que exteriormente se caracterizan por hombros y cintura más bien ancha y por extremidades no demasiado largas. Los endomorfos tienen buenas cualidades para el deporte en general y para el fitness y la musculación, aunque su metabolismo, propenso a la acumulación de grasas, hace que el peligro de obesidad esté presente si no vigilan adecuadamente su dieta y si no realizan el suficiente ejercicio aeróbico.

Deja un comentario