¿Adónde lleva el sexo amistoso? (Parte 2)

A la conclusión a la que pretendo llegar es que, sentando las expectativas y manteniendo constantes las cualidades de la amistad, se puede conseguir entrar y salir de una relación de follamigos sea cual sea la confusión creada por cualquiera de los participantes y sin consecuencias devastadoras para ninguno.

Y por ende, también puede conseguirse un cambio en el nivel de relación convirtiéndose en una de pareja afianzada, en la que los dos sean conscientes del cambio.

La no sincronización de los deseos de ambos tanto para cambiar de nivel, como para mantenerlo o romperlo definitivamente se deberían entender como una crisis entre amigos en la que uno no esta de acuerdo con el otro y terminan por ceder hacia la opinión que menos perjudica a los dos.

Asumiendo así que es la mejor decisión que pueden tomar para no perder lo que tanto tiempo ha costado construir y que los dos, en íntimo silencio, temen perder: la amistad.

Deja un comentario