Tantra: descubre el arte de los mil Orgasmos

0
95

«La energía Kundalini se representa en el tantra como una serpiente que reposa en el perineo o primer chakra, y ese réptil tiene que despertar y subir pasando por todos los chakras», explica el profesor Jiménez. Es decir, según esta filosofía, la energía sexual que parte desde el primer chakra tiene que subir por todos los demás, desbloqueando cada uno de ellos hasta conseguir conectar con el último.

En realidad, y para acercar esta idea a nuestra sociedad, «todo esto significaría que la energía sexual es muy potente, que mueve a las personas muchísimo y, por tanto, si nosotros tenemos algún bloqueo emocional, esa fuerza no va a estar bien canalizada», explica Jiménez. Pese a todo, en realidad, de lo que se trata es de tener un buen equilibrio emocional para poder tener esa energía sexual bien enfocada, que sea natural, que no tenga ataduras, como mantiene esta corriente. O lo que es lo mismo, y traducida a nuestra sociedad, poder vivirla plenamente sin prejuicios, sin tabúes y sin miedos. Y así, disfrutar también libremente de todas tus relaciones sexuales. Tal como se afirma en el sexo tántrico, «vivir la sexualidad sin presiones, sin miedos ni prejuicios».

Contención de la eyaculación

Esta es una de las claves de esta práctica. Hay muchas técnicas, por ejemplo los ejercicios de Kegel que ayudan a tener control sobre toda la musculatura pubococcígea. Una forma muy esquematizada de explicar cómo ejercitarse para controlar la eyaculación, tal y como enumera Jiménez, es la siguiente: la primera fase es entrenar la musculatura mencionada, primero hay que detectarla, después llenar los pulmones, retener la respiración, contraer ese grupo muscular, y después soltar el aire y relajarse. Estos pasos hay que hacerlos durante un tiempo para tonificar bien la zona. Mientras, se puede ejercitar la masturbación y, antes del punto de no retorno eyaculatorio, se para y así, baja un poco la excitación; se vuelve a continuar con la estimulación hasta volver a alcanzar el nivel de excitación previo al punto de no retorno. De esta forma, se elimina el hábito de eyacular con rapidez. «La última fase consiste en estimular el pene, cuando se acerca el punto de no retorno, justo ahí, en lugar de parar la estimulación, se detiene la respiración, se aprieta la musculatura y, aunque siga estimulándose, se tendrá un orgasmo, pero no se eyaculará», señala Jiménez.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.