Seis remedios contra la disfunción eréctil sin pasar por la farmacia

2. Practica cualquier ejercicio (menos el ciclismo)

El deporte también mejora la circulación sanguínea. “Con ejercicio vamos a conseguir que nuestro árbol vascular esté preparado para llevar sangre a todos los órganos, incluido el pene”, explica el doctor Cruz. Así que mueve el culo y sal a correr, a caminar, a jugar al fútbol, a patinar… Lo que sea, excepto someter tan delicada parte a la rigidez de un sillín de bicicleta. “Los sillines traumatizan el periné, y se dañan las arterias que llevan sangre al pene. Incluso crean esa sensación de adormecimiento en el glande que tienen algunos ciclistas”, subraya este urólogo.

3. Soja, arroz integral, nueces… y ginseng

La arginina es un aminoácido presente en productos ricos en proteínas como la soja, el arroz integral, el pollo, las nueces y los lácteos. Aumenta el flujo de sangre necesario para el acto sexual, según describe la escritora de temas médicos Victoria Dolby Toews en su libro Potencia sexual (Ed. Nowtilus). También está disponible como suplemento alimenticio en tiendas de dietética. Esta especialista recomienda tomar de dos a cinco gramos de arginina por las noches o una hora antes del acto sexual. Por su parte, “el ginseng impulsa la producción de hormonas relacionadas con el sexo, como la testosterona”, sostiene la misma autora.

4. Repite conmigo: “Ommmm”

Gran parte de los problemas de erección están relacionado con el estrés. No solo el de la vida diaria, sino el que se genera cuando hemos fallado una vez y tememos que el fiasco se repita. “El estrés supone una descarga de adrenalina y esta cierra las arterias que llegan al pene; en un estado de estrés nadie puede tener una erección”, sentencia el doctor Natalio Cruz. Para evitarlo, prueba a practicar regularmente meditación o mindfulness. “Si consiguen eliminar esos pensamientos negativos y concentrarse en los estímulos sexuales es mucho más probable que logren una erección”, indica la psicóloga y socióloga Marta Ibáñez, directora de la web Vidasexualypareja.com.

5. Hazlo cuanto más, mejor

Aunque tu sexo no sea de los de fuegos artificiales, hazlo, hazlo y hazlo. A más sexo, menos disfunción eréctil. Científicos del Hospital Universitario de Tampere (Finlandia) demostraron en 2008 que los hombres que tienen relaciones más frecuentemente son menos propensos a padecer este problema. Ahí van los datos: según su análisis, entre los hombres que tenían relaciones sexuales menos de una vez por semana el índice de los que sufrían gatillazo estaba en el 7,9%; en cambio, entre los cracks que lo hacían tres o más veces cada siete días solo alcanzaba el 1,6%.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.