8 claves para planificar tus objetivos de Año Nuevo

0
137

Cuidado con ponerte retos para demostrarte a ti mismo lo que vales: muchas personas a veces nos ponemos objetivos simplemente para demostrarnos a nosotros mismos que podemos conseguirlos. No porque nos guste el resultado sino para demostrarnos que valemos.

6. Recursos Necesarios

Los recursos son aquello que nos hace falta para conseguir nuestro objetivo.

Distinguimos dos tipos de recursos:

  1. Los recursos externos son aquellos que están fuera de nosotros. Básicamente los podemos resumir en: tiempodinero y energía. Si quieres ir al gimnasio tendrás que buscar el hueco en tu agenda, y además pagar la cuota del gimnasio. Estos recursos son (hasta cierto punto) intercambiables: puedes por ejemplo hacer todas las tareas de tu blog tú mismo, con un coste de tiempo y energía, o subcontratar determinadas tareas, con un coste económico.
  2. Los recursos internos son los que más nos interesan desde el punto de vista del desarrollo personal. Son los estados internos que tendrás que potenciar para lograr tus objetivos. Por ejemplo, si quiero escribir en mi blog todas las semanas, tendré que potenciar mi disciplina para encontrar un hueco para escribir. Si quiero encontrar pareja tendré que aumentar mi sociabilidad (además de la habilidad de socializar, me refiero a las ganas de conocer gente y conectar con otras personas).

7. Intención Positiva

Tu situación actual te aporta un beneficio. En lo que tienes ahora, hay algo que consideras que es bueno para ti. Si no, si fuera 100% nocivo, no lo harías.

Por ejemplo, fumas para relajarte. O comes comida poco sana porque está muy rica.

Hasta en el mayor de los autosabotajes hay una intención positiva detrás. Por ejemplo, no creer que te merezcas el éxito. Para cambiar tu situación tienes que encontrar una manera de mantener esa intención positiva.

Si nos ponemos un objetivo que nos quita algo que para nosotros es positivo, seguramente abandonaremos ese objetivo, o aparecerá algún perjuicio secundario. Por ejemplo si fumamos para relajarnos, y dejamos de fumar, nos puede entrar ansiedad. Con lo que volveremos a fumar, o comeremos compulsivamente para calmar esa ansiedad, y engordaremos.

Si quiero emprender, y ahora mismo estoy trabajando por cuenta ajena, igual hay cosas que no me gustan, pero a fin de mes cobro. Esto es un efecto positivo para mí de la situación actual.

Tómate un momento para pensar qué tiene de bueno la situación actual y cómo puedes mantenerlo una vez que te lances a por tu objetivo.

Por ejemplo, para calmar la ansiedad de dejar el tabaco puedes recurrir a chicles de nicotina, o aún mejor a técnicas mentales como la meditación o la hipnosis de tabaquismo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.