Masaje descontracturante

Puede que sin darte cuenta tus músculos estén pidiendo a gritos un masaje descontracturante que les devuelva su elasticidad aliviando esa molestia, incluso dolor, que no terminas de identificar.

En ocasiones, algunos grupos de fibras musculares mantienen una contracción más o menos intensa de manera sostenida e involuntaria. Los motivos que la provocan son diversos.

Puede producirse por un sobre esfuerzo, relativamente habitual en hombres que practican distintos deportes (fitness entre ellos) pero también puede producirse por una mala postura continuada o por realizar de manera repetitiva un movimiento cotidiano, sin que aparentemente suponga un gran esfuerzo pero que está forzando un determinado grupo muscular.

El mismo estrés es otra de las causas que puede provocar ese agarrotamiento que, aunque pueda darse en cualquier parte, suele centrarse en los músculos del cuello, trapecios, espalda y zona lumbar.

El masaje descontracturante supone un gran alivio ante este tipo de situaciones. Sus beneficios combinan los efectos terapéuticos con los estéticos, ya que, no hay que olvidar que cualquier masaje corporal contribuye a logar una sensación de mayor bienestar al tiempo que reactiva la circulación de la zona favoreciendo la oxigenación de músculos y tejidos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.