Herramientas del afeitado

El afeitado es un ritual muy antiguo y siempre ha sido clave en la higiene masculina. Probablemente es la parte del aseado a la que los hombres dedicamos más tiempo. El procedimiento para realizar el afeitado puede pasar por el uso de varias técnicas y herramientas.

La forma más común, antigua y por la que todos conocemos el proceso de afeitado, es la realizada mediante la aplicación de espuma y el posterior desfile de la navaja de forma muy cuidadosa por el vello facial.

Esta técnica sigue siendo una técnica muy utilizada, pero con la frecuente innovación estética, las herramientas que puedes utilizar en este proceso de afeitado se han ampliado.

También puedes utilizar las técnicas más prácticas y rápidas que no necesitan aplicación de productos antes de realizar el proceso de afeitado, más conocidas como técnicas de afeitado en seco.

El afeitado en seco es el que se hace con una rasuradora eléctrica. Sus principales ventajas son que solo se necesita un instrumento: la afeitadora en sí, son muy rápidas y por lo general no requieren humedecer el rostro. Sin embargo, son las que afeitan menos cerrado y, al igual que sucede con las maquinillas, precisan un reemplazo periódico de sus cuchillas.

Deja un comentario