El Piaget Altiplano

0
59

Y es que este movimiento apenas tiene 3 mm de grosor (dos palillos uno encima de otro). En un momento en que los relojes de moda tienden a ser una ancla en nuestras muñecas, se agradece poder tener una opción original, elegante e ideal para hombres que ven su exclusividad lo que les diferencia del resto de mortales.

Una de las cosas que a un aficionado a los relojes más le gusta es el fondo visto. En otras palabras: la parte trasera de nuestro reloj es de cristal, permitiendo observar el movimiento de nuestro reloj en todo su apogeo. Cuando además de este placer, tenemos delante tal complicación relojera, el gusto es inmenso.

Los relojes extraplanos de Piaget son como una moneda fina en nuestra muñeca, cuando giramos y observamos el movimiento lo primero que nos sorprende es cómo han solucionado el problema del rotor giratorio en tan pequeño espacio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.