El líder 2.0

0
53
  1. Implica a las personas. Es el gran punto de partida, involucrar a tu equipo para que crea en el objetivo que se debe alcanzar. Deberás comunicar y formar a tus empleados no solo para que puedan desempeñar su trabajo, también para que entiendan el propósito, el sentido y las lógicas del juego. Tus profesionales deben comprender el alcance de los objetivos depende de su trabajo.

  2. Crea objetivos accesibles y compartidos. Los miembros del equipo trabajan de modo más estimulante si tienen objetivos claros y comunes. Trata de establecer mecanismos gratificantes, tangibles e intangibles (como un simple gracias), para hacer converger los objetivos de los individuos con aquellos del equipo. Mantener siempre motivadas a las personas es fundamental, aunque también difícil, pero hará que tu equipo sea más competitivo.

  3. Genera confianza. Fiarte de tu equipo y que tu equipo se fíe de ti. Y para crear confianza, nada como una buena comunicación. Saber comunicar de un modo eficaz (explicar siempre el porqué de las cosas, en lugar del cómo),  saber escuchar y crear contactos y lazos entre las personas. Ser líder significa saber construir una comunidad basada en la confianza y en el desarrollo.

  4. Genera responsabilidad. El líder eficiente no es aquel que lo hace todo solo, sino aquel que a través de su equipo llega a alcanzar los objetivos. Para ello, el líder delega en aquellos que cree son los mejores en su trabajo y les otorga una misión. Pero en su tarea no acaba el proceso. El equipo debe sentir que es responsable de todo lo que pase, nunca llegar a pensar que «no es mi problema si algo está yendo mal».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.