El entrenamiento perfecto

Una vez nuestros pensamientos y nuestras intenciones coinciden nos lanzamos convencidos hacia la experiencia. Es entonces cuando decidimos ponernos a dieta, apuntarnos al gimnasio o dejar de salir con ese tipo de gente.

Una motivación inteligente es aquella que tiene la impulsividad para obtener el máximo potencial durante los entrenamientos pero la frialdad de seguir una planificación adecuada y personalizada según la situación en la que uno se encuentra.

Apuntarte al gimnasio una vez al año y machacarte los primeros días es motivadamente impresionante e impresionantemente inútil.

Opta por rodearte de profesionales que tienen los conocimientos suficientes para aconsejarte de la manera más fructífera, eficiente e inteligente.

A menudo buscamos la perfección, sin embargo somos imperfectos y nos atraen personas imperfectas, dietas imperfectas y entrenamientos imperfectos. En la perfección no está el éxito porque lo que puede ser perfecto para ti, tal vez para ella no lo sea.

Por ello más que la perfección tienes que buscar aquello que te valga la pena, que te conmueva, que te provoque voluntad de superación. Aquello que te sirva, que te encamine hacia  tus objetivos de forma rentable y sana.

  • Intensidad perfecta – para ti- para un entrenamiento perfecto –para ti. Dependiendo de cuál sea tu objetivo la  intensidad a la que trabajar será diferente. Supongamos que tu deseo es aumentar el tamaño de tus músculos, es decir, una hipertrofia. La literatura clásica nos dice que debes trabajar a una  intensidad de por lo menos el 70% de tu resistencia máxima. Lo que viene a significar series de 8 a 12 repeticiones. Si consigues hacer más de 12 repeticiones por series estarás trabajando por debajo de la intensidad correcta para conseguir un aumento muscular más adecuado.
  • Volumen perfecto – para ti- para tu entrenamiento perfecto– para ti. Vendrá indicado por el número de repeticiones por cada ejercicio, el número de series o el tiempo a trabajar. Según las sesiones de entrenamiento que tengas planeadas a la semana, el número de ejercicios por grupo muscular variará de un individuo a otro. No es aconsejable excederte y realizar más de 10 series por grupo muscular.
  • Descanso perfecto – para ti- para tu entrenamiento perfecto– para ti-. Para estimular los mecanismos de hipertrofia es necesario mantener un trabajo muscular durante 30 segundos por ejercicio. El descanso deberá ser el necesario para una recuperación incompleta pero suficiente de la musculatura implicada, bastará con 60 o 90 segundos. Por otro lado para que la fatiga no llegue antes de tiempo será necesario recuperar de 2 a 3 minutos por cada serie ejecutada.
  • Tiempo perfecto – para ti- para un cuerpo perfecto– para ti. Una de las preguntas más comunes es cuánto tiempo se tarda en conseguir el cuerpo que deseas. La respuesta depende del tiempo que estás preparado para continuar con el tratamiento. Los estudios que realizan a sujetos analizan como a lo largo de 6 meses se observan mejorías notables. Tu cuerpo será reflejo de aquello a lo que dedicas más tiempo.

Deja un comentario