Drogas, sexo y música: cómo fue vivir Woodstock

Woodstock 1969 amor

Mark Hosenball y Hendrik Hetzberg son sólo un par entre distintos testimonios que aseguran lo mismo: Woodstock fue terrible. En primer lugar, tenemos que mirarlo de una forma lógica. El escenario de Woodstock era de un tamaño considerado normal. No demasiado grande tampoco pequeño, pero pensar que 400 mil personas podrán escuchar con equipo de sonido de la época, es completamente absurdo. Mientras que para algunos fue completamente aburrido, como asistir a cualquier tipo de concierto, para otros resultó ser una pesadilla. Entre la lluvia, frío, falta de casas de campaña, enfermedad y posibles sobredosis, era prácticamente imposible disfrutar de todo lo que sucedía en el escenario. Las imágenes que vemos en el documental o en las fotografías, son de periodistas y profesionales que trabajaban con el equipo de planeación. Las tomas nocturnas son casi nulas y no muestran cómo cientos tenían que dormir entre orines y excrementos de otros asistentes que se negaban a moverse de lugar o estaban demasiado drogados para hacerlo.

“Mientras nos recostamos ahí, tratando de dormir, un montón interminable de gente se movía de ida y vuelta. Toda la noche, sin cesar sus pies aplastaron, golpearon y azotaron a pocas pulgadas de nuestra cabeza. Algunos de esos pasantes estaban desorientados por los químicos. Su pánico y confusión los hizo perder noción de sí mismos. La lluvia, el lodo, le interminable movimiento y traqueteo, el constante miedo de que nos pisaran la cara. Todo eso lo hizo difícil.”
– Hendrik Hertzberg

Woodstock 1969 fiesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.