Cine: ‘Un amigo para Frank’

Esta conjunción de vejez, pérdida de memoria, reniego y soledad que se abaten sobre la persona de Frank, hace que sus hijos, Hunter y Madison se interesen por su estado, y decidan regalarle nada más y nada menos que un robot. Como no podía ser de otra manera, es patente la aversión inicial de Frank para con el nuevo compañero, la expresión más fiel del increíble avance tecnológico del mundo actual.

Sin embargo este contacto que empieza siendo más que frío, cambia de tornas cuando la curiosa máquina empieza a dar muestras de un interés inusual por Frank, convirtiéndose en una amigo atento y comprometido con su bienestar. Este comportamiento similar al del mejor familiar o amigo, producen un cambio, tanto conceptual como de actitud por parte del anciano.

El bienestar que empieza a experimentar con el aporte de su nuevo amigo despierta en el anciano dos tipos de pulsiones: una positiva, la salida de su ostracismo, y una negativa, el deseo del anciano de retomar la actividad de ladrón de joyas que desempeñó en el pasado.

Deja un comentario