Cine: ‘Non-Stop (sin escalas)’

¿Que cuál es el mayor logro del director Jaume Collet-Serra con Non-Stop (sin escalas)? Muy probablemente el hecho de haber sabido generar expectación y suspense durante buena parte del desarrollo de su thriller, aún no pudiéndose desprender de ese final tan americano.

[pullquote]A pesar de la terrible encrucijada, el agente tomará todas las medidas necesarias para desbaratar el plan[/pullquote]Dentro del extenso archivo de filmes cuya historia se desarrolla dentro de uno de estos imponentes aparatos, y entre las nubes, Non-Stop sabe romper –por lo menos en alguna medida- el molde.

¿Cómo desenmascarar a un perturbado muy bien entrenado y camuflado para desatar el pánico dentro de un avión con cientos de pasajeros? Será la compleja misión del agente aeronáutico Bill Marks (Liam Neeson), misión que lo sorprenderá en sus horas bajas, horas en las que el alcohol le está sirviendo de «refugio» para soportar sus conflictos existenciales.

Al poco tiempo de despegar, Bill empieza a ser objeto del perverso juego psicológico y de la amenaza real que tiene planificada el amenazante pasajero contra la vida de todos los viajeros. El móvil de Bill  comienza a ser su pesadilla, un tormento que lo confundirá hasta límites insospechados, pero que no lo desviarán de su obligación como agente.

Deja un comentario