Miedo a la soledad

Si lo pensamos bien, después de cada ruptura debemos pasar un proceso de duelo. Es un periodo de transición personal que no debemos obviar, pero también hay que saber acabarlo. Y digo esto porque muchos pecamos de querer recuperar ‘el tiempo perdido’, como si no hubiera pasado nada, y otros muchos se acomodan en una tristeza perenne que les sirve de excusa para odiar más al mundo.

[pullquote]El proceso de duelo debe pasar. No hay atajos ni resúmenes. Y tampoco podemos desesperarnos por no tener a una persona especial a nuestro lado[/pullquote]Al principio pensé “¡Paso de hombres!”.  ¡Cuántas veces habremos dicho esto con mis amigas! He perdido la cuenta. Al final llega el día en que, por fin, tu autoestima parece resurgir. La mía lo hizo entre los robustos brazos de Max, un berlinés de origen africano que me recordó que tenía aún mucho por delante.  Decidí que si quedarme en casa era sinónimo de recordar, saldría de casa. Me apunté a todas las fiestas a las que me invitaban, y a las que no, también. La idea era olvidarse de los problemas, divertirme con los amigos. No pensar en temas amargos. (¡Error!)

Deja un comentario