¿Cómo duermes con tu pareja?

En la cama no solo son importantes las posturas sexuales, también lo son aquellas que adoptamos al dormir. Y no solo por cuestión de comodidad o salud. El modo en qué dormimos con nuestras parejas a menudo revela muchos aspectos de la relación. Diversas investigaciones psicoanalíticas lo demuestran, entre ellas la de la norteamericana Evany Thomas, autora del libro The Secret Language Of Sleep.

[pullquote]A la hora de analizar las posturas con las que duermes con tu pareja siempre has de tener en cuenta tu historia con ella[/pullquote]

Según Evany, hay un total de 39 posiciones con las que dormir en pareja, cada una con un significado diferente desde el punto de vista tanto erótico y sentimental como desde el de la comunicación. Los cónyuges tienden a sintonizar sus posturas, expresando así sentimientos profundos e inconscientes que son un claro reflejo de la relación. Ya sea para bien o para mal.

Así lo relata la autora en el libro: «Cuando las luces se apagan en el dormitorio, los sentimientos más profundos afloran en una danza nocturna de cuerpos que pueden distanciarse, protegerse o aprisionarse». Éstas son algunas de las posiciones que adoptamos cuando dormimos acompañados, y su particular significado:

  • La Cuchara: Los dos miembros de la pareja están acostados en el mismo lado, muy juntos, y el que está detrás sitúa el brazo alrededor de la cintura del otro. Es una postura en la que hay mucho contacto, lo que indica una fuerte intensidad emotiva, pero también erótica y sexual. Es una expresión de seguridad y confianza.
  • Patient Doctor: También llamada «el abrazo», por estar ambos entrelazados uno en frente del otro. Suele darse al principio de la relación, cuando la pasión es más fuerte, y es muestra de un fuerte deseo de unión. Cuanto más abrazados estén con las extremidades, más necesidad hay de cercanía en la «vida real».
  • La Cremallera: La pareja se acuesta cada uno sobre su lado, con una cierta lejanía pero entrelazando la parte inferior del cuerpo, a partir de las nalgas. Propia de parejas que ya llevan un tiempo, permite el contacto y la existencia de una conexión, pero con su perfecta dosis de independencia. Como dos círculos, separados pero superpuestos.
  • El Cliffhanger: Cada uno se encuentra en una esquina de la cama, alejados uno del otro, y mirando hacia lados opuestos. Una distancia muy acentuada y el no tener la posibilidad de un intercambio de miradas puede significar una tensión latente entre los dos. A veces, durante el sueño se desea inconscientemente buscar el perdón y se acaban adoptando posturas más cercanas.
  • El Cangrejo: El nombre se debe a la posición de uno de los dos, que duerme como imitando a este animal, mientras el otro lo hace de manera normal. Se puede interpretar como un indicador de que la vida de ambos va en diferentes direcciones, igual que la de aquellas en la que uno de los dos duerme con la cabeza a los pies de la cama.

A la hora de analizar las posturas con las que duermes con tu pareja siempre has de tener en cuenta tu historia con ella. No es lo mismo una relación que acaba de comenzar, en la que la proximidad está necesariamente presente, que una de varios años, en la que gradualmente se va produciendo un alejamiento físico natural. De hecho, las posiciones de más proximidad en una relación muy larga son muchas veces indicadoras de un deseo de posesión, control, fijación o dependencia. ¿Y tú? ¿Cómo duermes con tu pareja?

Deja un comentario