‘Amarillados’

El que de amarillo se viste, en su belleza confía. Este dicho popular refleja claramente lo que supone el color amarillo en lo que a moda se refiere. No todo el mundo se atreve con él, es un color para valientes. Y es que no es precisamente discreto, así que quien lo viste, no va a pasar desapercibido.

Usar ropa de este tono, por lo tanto, denota cierta seguridad. De ahí el sentido del dicho. Pero lo cierto es que hay otros factores por los que causa rechazo, como que de primeras pueda parecer un color complicado de combinar, o incluso por cuestiones supersticiosas.

Históricamente el color amarillo ha tenido mala prensa. El cristianismo lo asoció al azufre del infierno, en la Edad Media se utilizaban banderas amarillas en ciudades infectadas por epidemias y en el mundo del espectáculo se le tiene un especial respeto debido a que Molière murió con una bata del polémico color.

Deja un comentario