El pelo de la barba es fuerte. ¿Lo es también tu maquinilla?

1. Antes de eliminar el vello, asegúrate de que tu piel está en óptimas condiciones. Ante la presencia de irritaciones, excesiva sequedad o folículos infectados, es preferible tratar en primer lugar esa anomalía (no pasa nada porque no te afeites en un par de días). El paso de la cuchilla podría empeorar la situación. Pero tranquilo, para eso también hay soluciones en el mercado como la maquinilla que Gillette acaba de lanzar.

2. Siempre es recomendable afeitarte con el rostro previamente humedecido, bien con agua templada y jabón o bien con algún producto específico que ayude a abrir los poros y a conseguir un vello más flexible.

3. Elijas el método que elijas, no te afeites nunca a contrapelo. Da más pasadas siempre en la dirección del crecimiento del vello para minimizar el impacto que implica esa agresión cutánea.

4. No renuncies a aplicar un buen aftershave. Es importante para calmar y rehidratar tu piel devolviéndole su equilibrio natural.

Deja un comentario