300: El origen de un imperio

Una vez más el cine nos ofrece toda su espectacularidad para hacernos revivir sucesos históricos reales que fueron clave para la constitución de las sociedades y el orden territorial mundial, tal como hoy lo conocemos. [pullquote]Como en su antecesora ‘300’, las batallas entre dos culturas antagónicas, dos formas de ver la vida y el mundo, no pueden limitarse a una sola entrega[/pullquote]Sólo el cine concebido como una gran producción que se materializa con posterioridad a un estudio detallado de esos eventos reales, puede ofrecernos un film como 300: El origen de un imperio.

Después de aquel hito de la gran pantalla como fue 300, esta nueva versión dirigida por Noam Murro y con un presupuesto de 110 millones de dólares, tiene la difícil misión de mantener el listón que dejó su hermana mayor.

En el marco de las siempre sangrientas y despiadadas Guerras Médicas (500-479 a.C.) el imperio persa no tiene ninguna intención de renunciar al acoso del enemigo griego. La dolorosa victoria sobre los 300 gladiadores de Leónidas parece haber dejado el camino despejado a la armada persa de Xerxes (Rodrigo Santoro) para avanzar sobre las polis griegas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.