Radiografía de los Millennials

Nada más representativo de esto es el hecho de que sólo uno de cada cuatro Millennials se siente satisfecho con su trabajo. Teniendo en cuenta este perfil, las empresas que empleen a un Millennial verán rápidamente un notorio desempeño y una sólida formación profesional, pero también deberán satisfacer sus necesidades para no perderlo.

Los directivos o mandos medios que tengan a un Millennial a su cargo y quieran mantenerlo como miembro de su equipo, tendrán que propiciar un ambiente motivador y flexible. En el mismo sentido, no deberán caer en el error de asignarle una tarea monótona y automática; si carecen de proyectos con perspectivas de resultados a corto plazo, buscarán otros horizontes y se llevarán consigo todo su caudal de talento.

No se trata de conformar a alguien imprescindible -porque nadie lo es-, sino de conservar a un gran valor para la empresa; eso sí, siempre que a su responsable le interese.

Deja un comentario