Cómo tener multiorgasmos en 4 pasos

La leyenda señala que tan sólo las mujeres pueden ser multiorgásmicas, pero no es así. Cada vez son más los sexólogos que defienden que los hombres pueden alcanzar dicho clímax, especialmente después de que William Hartman y Marily Fithian publicasen en 1986 ‘Any Man Can’, un clásico de la multiorgasmia que le costó la excomunión del mormonismo a su autor, uno de los terapeutas sexuales más celebres de Estados Unidos. Desde entonces, los multiorgasmos masculinos han dejado de ser un mito para convertirse en una realidad en boca de todos.

En todo caso, la duda surge respecto a qué entendemos por multiorgasmo en el caso de los hombres. Mientras en el caso de las mujeres este suele referirse a una secuencia de orgasmos de intensidad semejante, en los hombres se refiere tanto a eso mismo –un conjunto de sensaciones placenteras que se suceden sin llegar a eyacular– como a la supresión del período refractario, es decir, la fase que sucede a la eyaculación en la que el hombre no puede conseguir una erección. Pero por lo general, los varones multiorgásmicos tienen la capacidad de detener la eyaculación cuando están a punto de alcanzar el orgasmo y, a pesar de ello, obtener un gran placer sexual.

Algunas investigaciones, como la publicada en el ‘Journal of Sex Education and Therapy’, han intentado comprobar si de verdad existen estos hombres multiorgásmicos y han descubierto que así es. En el estudio al que nos referimos, el participante llegó a alcanzar seis orgasmos en un período de 36 minutos, en el cual no perdió la erección en ningún momento. En este caso, el afortunado varón tenía la rara habilidad de no sufrir el período refractario en el que el hombre sienta excitación sexual, lo que le permitía aumentar sensiblemente el número de orgasmos que experimentaba.

El camino hacia los multiorgasmos

¿El multiclimático nace o se hace? Lo más probable es que, como tantas otras cosas en esta vida, todos los varones puedan conseguir un placer semejante (al menos, en lo que se refiere a retrasar el orgasmo para alcanzar un clímax continuado), sólo que es probable que algunos hombres estén más predispuestos genéticamente que otros. No obstante, sexólogos como Douglas Abrams y Matak Chia, autores de ‘The Multi-Orgasmic Man: Sexual Secrets Every Man Should Know’ (Harper Collins) han desarrollado estrategias que permiten retrasar el orgasmo evitando llegar al punto de no retorno.

multiorgasmos

La mayor parte de técnicas pasan por el autocontrol y fortalecimiento de los músculos pélvicos, que son los que se tensan cuando alcanzamos el orgasmo. Sostienen la vejiga y ayudan a controlar el flujo de orina, por lo que en muchos casos, se recomienda su refuerzo a aquellos hombres que tienen problemas de incontinencia urinaria. Los ejercicios Kegel de fortalecimiento pélvico, además, se emplean en algunos casos de tratamiento del cáncer de próstata. Esta práctica, que recibe su nombre del ginecólogo Arnold Kegel, que los diseñó en el año 1948, también es utilizada por las mujeres con problemas de anorgasmia. Sin embargo, los hombres también pueden practicarlos para mejorar sus funciones sexuales

La Clínica Mayo ha desarrollado una breve guía para aquellos hombres que, aparte del tratamientos de hipotéticas enfermedades, deseen reforzar fácilmente su zona genital.

Sigue leyendo >> 1 | 2

Hombre Moderno