Los beneficios del buen humor en el trabajo

Vivimos una época en la que el margen para los malos modos, la “bordería” y las actitudes despreciativas para con los otros en el ámbito laboral, se reduce cada vez más.

[pullquote]Las evidencias demuestran que aquellas empresas que consideran al buen humor de su personal como una variable sin importancia, están condenadas al fracaso[/pullquote]Las muchas y muy serias investigaciones que se han divulgado acerca de los efectos nocivos de todo aquello que incluye el mal humor, están acorralando poco a poco a aquellos que tienen estas actitudes casi como una forma de vida.

Por ello, y no se trata de una moda pasajera, el buen humor y todo lo que acarrea en un entorno tan importante en nuestra vida como lo es el laboral, no es un valor que deba situarse en un segundo plano.

Las evidencias demuestran que aquellas empresas –independientemente de su tamaño y actividad- que consideran al buen humor de su personal como una variable sin importancia, están condenadas al fracaso. Se sabe que tanto el buen como el mal humor se contagian y no es aconsejable que éste se adueñe del ánimo de toda una plantilla, ya que sería una buena forma de alejar a clientes y colaboradores.

Por lo dicho, expondremos los beneficios más importantes que el humor positivo aporta a una empresa o negocio:

1) Reduce el estrés, es aliado de la salud en general, y potencia las capacidades de los colaboradores: muchas empresas sacan provecho a los efectos positivos que un vídeo cómico o un juego de grupo, aportan a sus colaboradores. Su práctica obligada una vez por semana o hasta una o dos veces al mes, aportan diversión, risas e identificación colectiva fuera de lo estrictamente formal y cotidiano. 

2) Fortalece la motivación individual y colectivaa las empresas modernas no les interesa un “robot” que fiche, cumpla minuciosamente con sus tareas y vuelva a fichar. Las ganas, la motivación y el entusiasmo son el resultado del buen humor. La empresa puede hacer mucho para que este estímulo natural se despierte y se mantenga, pero la persona desde lo individual también debe traslucir esa predisposición.

3) Atrae y retiene a los colaboradores con más valor agregado: los profesionales más cualificados saben que en un ambiente desenfadado y positivo podrán explotar con mayor facilidad todo lo que saben.

4) Estimula la innovación: aunque no se tenga presente o parezca un tanto extraño, uno de los fundamentos clave de la innovación es la risa. Diversos estudios psicológicos así lo han certificado. Además, la risa propicia la flexibilidad mental, vital para la innovación.

5) Optimiza la comunicación interna: El mal humor se traduce en apatía, desgano y dejadez. Esto es como un dique cerrado para la comunicación interna; no fluirá, con todas las consecuencias nefastas que esto acarrea para la empresa. En el otro extremo, el buen humor, abre todos los canales de comunicación y de acción que dan paso al perfeccionamiento y mejoramiento de todos los procesos y resultados.

A pesar de que los cinco beneficios mencionados tienen un peso determinante para el progreso de la empresa o negocio en su totalidad, el buen humor también favorece el aprendizaje, cohesiona a los equipos, acrecienta el impacto de los soportes publicitarios y fortalece las relaciones con los clientes. 

Deja un comentario