La obesidad es una condición patológica caracterizada por una acumulación anormal de grasa en el cuerpo en forma de tejido adiposo. Dicha enfermedad ha ido incrementando durante los años y se ha convertido en una de las principales epidemias de nuestro tiempo. Lamentablemente, no se trata solo de un problema estético sino que tiene repercusiones a nivel orgánico, emocional y psicológico en las personas que la padecen. A pesar de los esfuerzos sanitarios en prevenir y tratar esta condición, en muchos casos los métodos naturales (cambio de estilo de vita, dieta, medicamentos adelgazantes y ejercicio físico) no consiguen lograr resultados eficaces y duraderos. En dichos casos, la cirugía bariátrica es una herramienta muy potente que ofrece una solución para aquellos pacientes con limitadas opciones de curación.

obesidad

IMC, obesidad y sobrepeso

La obesidad se diagnostica midiendo el Índice de Masa Corporal (o IMC) que se calcula al relacionar el peso corporal con la altura. Cuanto más alto sea el valor de dicho índice, mayor será la cantidad de grasa presente en el cuerpo:

  • Menos de 18.5 = Peso insuficiente
  • Entre 18.5 y 24.9 = Normal
  • Entre 25 y 29.9 = Sobrepeso
  • 30 y más = Obeso

Aquí te explicamos más en detalle: cómo calcular tu IMC.

Causas principales de la obesidad

La obesidad es una condición multifactorial, eso quiere decir que tiene múltiples mecanismos capaces de desencadenarla:

Factores genéticos: la investigación científica desde hace tiempo se ha centrado en el estudio de la genética de la obesidad, así como en los mecanismos de regulación del apetito y en el metabolismo energético.

Factores socio-ambientales: la causa más frecuente de la obesidad y del sobrepeso es un desequilibrio energético entre las calorías ingeridas y las consumidas. En general, debido a un estilo de vida cada vez más sedentario, se produce diariamente un aumento en la ingesta de alimentos calóricos (grasas y azúcares) y a la vez una reducción de la actividad física.

Factores psicológicos: a menudo, detrás de la obesidad hay trastornos relacionados con la alimentación que pueden ser favorecidos por el estrés y los desequilibrios emocionales

Causas farmacológicas: algunos medicamentos pueden contribuir al desarrollo de la obesidad al aumentar el hambre, reducir el metabolismo energético o estimular la proliferación de células grasas. Entre las clases farmacológicas más utilizadas se encuentran los antidepresivos y los corticosteroides.

Causas endocrinas y metabólicas: existen algunas enfermedades hormonales raras que pueden causar obesidad, por ejemplo las patologías relacionadas con una producción excesiva de cortisol.

Riesgos y enfermedades relacionadas con la obesidad

La obesidad implica una amplia gama de riesgos para la salud de quienes la padecen.  De hecho, los obesos tienen un mayor riesgo de desarrollar diferentes tipos de trastornos que incluyen:

  • enfermedades metabólicas como diabetes
  • enfermedades cardiovasculares
  • enfermedades respiratorias
  • problemas articulares (osteoartritis)
  • trastornos ginecológicos en las mujeres
  • infertilidad, trastornos de la esfera sexual (impotencia)
  • predisposición al desarrollo de enfermedades del sistema digestivo
  • trastornos del estado de ánimo (por ejemplo, depresión)
  • cáncer

Cuando los métodos convencionales fallan

Hace años empezó a desarrollarse lo que se conoce como cirugía bariátrica, un conjunto de intervenciones quirúrgicas para disminuir el exceso de peso del paciente y con ello las patologías secundarías generadas por el sobrepeso. Se trata de procedimientos quirúrgicos realizados con mayor frecuencia tanto en Europa como en Estados Unidos.

En España, en el Instituto Quirúrgico Lacy (IQLacy) del Hospital Quirón Salud Barcelona, se utilizan técnicas quirúrgicas avanzadas y especialmente beneficiosas para los pacientes.

Gracias a la colaboración en el contexto de investigación biomolecular se ha descubierto que la cirugía bariátrica no sólo es beneficiosa por generar pérdida de peso, sino que favorece importantes cambios en el funcionamiento del organismo. Dichos cambios son capaces de detener, y en muchos casos hasta revertir, las patologías que suelen afectar al paciente obeso. Por eso, se habla de cirugía metabólica.

Las intervenciones para tratar la obesidad se vuelven necesarias en los grados más severos de la enfermedad, especialmente cuando hay alto riesgo o ya han aparecidos las patologías relacionadas. En estos casos, los métodos convencionales suelen fracasar ya que el sobrepeso importante y la aparición de patologías secundarias desarrolladas por el paciente limitan mucho sus posibilidades de realizar un programa eficaz de actividad física combinada a una dieta hipocalórica.

Desde el Instituto Quirúrgico Lacy (IQL) del Hospital Quirón Salud Barcelona han sido los primeros en la indicación de este tipo de cirugía para los pacientes con diabetes mellitus tipo 2.

En conclusión, si el IMC es de 40, o incluso de 35 pero con enfermedades graves ya desarrolladas (diabetes, hipertensión, etc.), es oportuno plantearse la posibilidad de una intervención. Hoy en día, existen técnicas quirúrgicas avanzadas como la cirugía bariátrica laparoscópica y la cirugía invisible-SILS.

Dichas técnicas aportan resultados muy beneficiosos para el paciente obeso, con la ventaja de tener mínimas cicatrices y un tiempo reducido de hospitalización respecto al pasado.

Leave your vote

101 points
Upvote Downvote

Comments

0 comments