in ,

5 claves para mantener tus gastos controlados

Uno de los puntos en los que las personas tienen más dificultad para ahorrar es controlar gastos para mantenerse dentro del presupuesto porque, como seres humanos, tendemos a inclinarnos hacia el placer inmediato, lo cual nos lo pueden dar a veces las compras que hacemos. Al contrario, el ahorro nos ofrece gratificación, pero en un futuro, lo que en ocasiones parece demasiado lejano como para esperar por él.

controlar gastos

Por esta razón, muchos prefieren llenarse de gratificaciones inmediatas sin pensar en el futuro, lo cual le puede traer problemas más adelante. Gananci tiene un listado muy interesante acerca de cuáles son los pasos para tener éxito y entre ellos se encuentra colocar tu felicidad como una prioridad, pero también está el ser disciplinado, lo que significa que se debe mantener un equilibrio entre ambos puntos.

felicidad controlar gastos

Disciplina es la palabra que nunca falta cuando buscamos información acerca del ahorro y esto ocurre porque también es uno de los eslabones débiles. Ser disciplinados con nosotros mismos no es nada sencillo. Por supuesto que hay personas a las que se le da bien serlo y hasta pueden llegar a ser bastante estrictos consigo mismos, pero si tú no eres de esos, sino de los que prefieren consentirse, mira las siguientes claves que son vitales para que puedas mantener tu disciplina en niveles adecuados que te permitan ahorrar y alcanzar tus metas a mediano y largo plazo:

1.- Ten objetivos y estrategias para lograrlos: de esta manera sabrás cuando los cumples y en caso de que no lo logres, lo notarás también podrás poner en práctica nuevas estrategias para que tu meta se haga realidad. Por ejemplo, si tu objetivo es no gastar más de 100€ en taxis este mes, ve anotando cada vez que pagues un viaje, así podrás ir midiendo y parar de gastar cuando estés peligrosamente cerca del límite.

Estos objetivos necesitan estar bien delimitados, porque si no, será extremadamente difícil medirlos. Si hablamos de dinero, trata de evitar las palabras menos o más, sustitúyelas por cifras específicas o porcentajes. Es decir, en vez de “gastar menos en tintorería” puedes establecer “gastar hasta 40€ en tintorería mensual”. Así podrás tener un mayor control y en caso de que decidas salirte no lo harás ciegamente.

Puede que esto te parezca un poco exagerado, pero es muy sencillo si te lo propones, sobre todo si intentas controlar gastos y metas de ahorro en algún programa de ordenador (como Excel) o hasta en aplicaciones para teléfonos inteligentes que son muy sencillas de usar como Mint o Monefy.

app para controlar gastos

2.- Recuerda tus razones: ahorrar solo “porque sí” no será una razón lo verdaderamente poderosa como para mantenerte disciplinado con los gastos que haces, por eso debes buscar cuáles son las motivaciones específicas que tienes. Por ejemplo:

 “Quiero ahorrar para cambiar de automóvil en el próximo mes de septiembre”

“Necesito ahorrar para costearme un curso para mi carrera”

“Estoy ahorrando para pagar la inicial de mi apartamento”

“Necesito ahorrar X cantidad para iniciar mi propio negocio”

Estos son solo algunos ejemplos de razones específicas que le sirven a muchas personas, pero ¿Cuáles son las que te sirven a ti? No tienen que ser estas mismas porque la realidad de cada quien es distinta. Lo importante es que tus razones te muevan a la acción y te mantengan en disciplina.

3.- Mantén el enfoque: una vez tengas tus razones específicas bien establecidas necesitas estar enfocado en ellas. Mientras más pienses en ellas más energía les estarás colocando para lograrlo. Esto no quiere decir que por cada centavo que ahorres mirarás tu cuenta de banco para ver la cantidad que llevas porque a veces esto puede desanimarte un poco, pero sí es importante recordar tu enfoque en los momentos donde tienes las mayores tentaciones.

Quizá cuando estás solo puedas manejar estas “tentaciones” de mejor manera, pero al estar acompañado por amigos, familia o tu pareja se te hace un poco más complicado, esto no es algo fuera de lo común. Lo importante es que no te avergüences de negarte a la presión social y decir que tienes metas por las cuales necesitas tener disciplina, al contrario, es algo de lo que deberías sentirte orgulloso porque no todo el mundo se atreve a salir de su zona de confort.

4.- Piensa que sí puedes lograrlo: si tú no crees que eres capaz de alcanzar tus metas para controlar tus gastos, será muy difícil que lo hagas. Por más difícil que sea para ti resistirte de gastar el dinero que derrochas semanalmente en cosas innecesarias, si te consideras capaz de dejar de hacer eso, podrás ver los resultados.

controlar gastos disciplina

5.- Se consciente acerca de ti mismo: a veces incluso teniendo la motivación, el enfoque y las razones correctas se nos sigue haciendo difícil mantener la disciplina porque vienen esos pensamientos de “solo se vive una vez” o “trabajo para darme algunos gustos, por lo menos”, si te sientes identificado con esta situación y por eso se te dificulta mantenerte dentro del presupuesto, es necesario tomar medidas extras. Algunas de esas medidas pueden ser:

Tener una cuenta bancaria aparte para tus ahorros (sin tarjeta de débito) donde pondrás la cantidad destinada al ahorro que está en tu presupuesto para que no puedas gastarlo cuando “se te vaya la mano” en otros aspectos.

Limita la cantidad de efectivo que usas, porque somos más propensos a gastar el dinero que tenemos en físico.

Si vas a un sitio donde sabes que habrá muchas tentaciones, trata de no llevar dinero extra para que no puedas ceder ante ellas así quieras.

O alguna otra que se te ocurra y te funcione a ti

Por otro lado, si el problema principal es que tus ingresos no te alcanzan para cubrir tus necesidades básicas, aprende cómo ganar dinero extra para que puedas tener lo suficiente para crear un presupuesto ajustable a tu estilo de vida.

Por Edith Gómez
Editora – gananci.com

What do you think?

100 points
Upvote Downvote