Por qué los hombres necesitan beber agua más que las mujeres

Aunque muchas veces se olvide, el agua es el nutriente más importante. Al igual que el resto de las necesidades nutricionales, la necesidad de beber agua en el caso de los hombres es mayor que en el de las mujeres: sí, ¡ellos necesitan hidratarse más que ellas! Así lo manifiestan los datos oficiales de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA): las mujeres deben consumir dos litros de agua al día y los hombres 2,5 litros diarios. Pero, ¿por qué se da esa diferencia de sexo a la hora de ingerir agua?

Una de las explicaciones se encuentra en lo que nos diga la báscula. «Las recomendaciones responden a una cuestión estándar en función del peso y volumen corporal. Si tenemos en cuenta que un hombre medio pesa 80 kilos y el 60% de su volumen corporal es agua —lo que equivale a unos 48 litros— y una mujer pesa de media entre 60 y 65 kilos —que son en torno a 36 litros—, estas diferencias nos explican las diferencias en cuanto a recomendaciones. Se trata de una cuestión de volúmenes, de compartimentos celulares«, señala Lluís Serra, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, fundador y presidente de la Academia Española de Nutrición y Ciencias de la Alimentación y de la Fundación para la Investigación Nutricional.

beber agua

Otro factor que marca la diferencia de consumo entre hombres y mujeres tiene que ver con la cantidad de calorías diarias que nos metemos en el cuerpo. «Normalmente, se aconseja una ingesta de un mililitro de agua por cada kilocaloría» explica Serra. Entonces, el cálculo sería el siguiente: un hombre debe consumir en torno a 2.500 kcal al día, por lo que debe ingerir 2.500 mililitros de agua, es decir, dos litros y medio. En el caso de las mujeres, el número de calorías desciende a 2.000, por lo que los mililitros también y el resultado son unos dos litros de agua al día.

Pero no todo se resume en ese simple cálculo, hay otras variables —además de las kcal— que debemos tener en cuenta: «La misma exactitud que se pueda aplicar a las kilocalorías recomendadas la podemos aplicar al agua. Pero todo es relativo, al depender de otros factores como el volumen corporal y el peso, la actividad física o el calor medioambiental, entre otros», explica Serra.

Atención con la edad

En hidratación, las recomendaciones no solo atienden al sexo. La edad también implica un factor importante a la hora de marcar las cantidades de líquidos aconsejadas.

«Las personas mayores tienden a consumir menos líquidos de los que necesitan al perder la sensación de sed, necesitan menos cantidad de agua para sentirse saciados. También está el miedo a la incontinencia urinaria, entre otros factores. En realidad, no es que necesiten beber más, sino que necesitan beber lo mismo que los jóvenes, pero no suelen hacerlo, no cubren sus necesidades», señala la profesora Puga, coautora de un reciente estudio sobre la deshidratación de las personas mayores, enmarcado en el ámbito de la atención farmacéutica.

Sigue leyendo >> 1 | 2

Hombre Moderno