Qué comer después de entrenar

La nutrición es uno de los pilares para lograr con éxito un desafío deportivo, por lo tanto,  hoy te contamos qué puedes comer después de entrenar.

Nutrición post- entreno

Lo que comemos después de entrenar tiene por finalidad ayudarnos a reponer líquidos y electrolitos perdidos con el sudor así como favorecer la recuperación después del desgaste físico, por eso, esta comida debe reunir las siguientes características:

  • Proveer líquidos, es decir, que nos hidrate y reponga las pérdidas ocasionadas por el sudor. Aquí, lo recomendable es beber agua en suficientes proporciones (500 ml aproximadamente) y/o beber agua y alguna otra bebida o preparación rica en agua, por ejemplo, leche, zumo o batido.
  • Ofrecer micronutrientes o electrolitos que suelen acompañar la pérdida de agua en el sudor, como son sodio, potasio y magnesio. Éstos minerales se pierden en escasas proporciones pero consumidos junto a un líquido favorecen la hidratación por ello, además de agua podemos consumir frutas frescas, verduras, zumos o leche que ofrecen éstos nutrientes y que reemplazan perfecto las pérdidas evitándonos acudir a bebidas isotónicas que pueden ofrecernos energía en exceso y costarnos mucho dinero.
  • Reponer energía, o restaurar poco a poco las reservas de glucógeno que hemos usado como sustrato durante el esfuerzo. Para eso, podemos incorporar a la comida post- entreno una fuente de hidratos complejos tales como cereales de desayuno, avena, quinoa, arroz u otra y también, algo de grasas sanas y/o proteínas que podemos añadir con la leche, los frutos secos, semillas, queso, atún, pechuga de pavo u otra.
  • Aportar un mínimo de proteínas, pues éste nutriente no sólo servirá para reponer energía sino que será usado por nuestro organismo para reparar estructuras y recuperar los músculos del esfuerzo. Por ello, podemos añadir huevo, leche, atún, pechuga de pavo, pollo o si somos veganos, frutos secos, semillas o un cereal combinado con legumbre.

Éstas características en la comida post-entreno nos ayudará a lograr preparaciones o platillos que minimicen la fatiga, recuperen correctamente al organismo y nos mantenga bien hidratados.

Así, podemos comer después de entrenar un tazón de leche con avena y frutas frescas además de beber agua, o elaborarnos un bocadillo de pan fresco, tomate, atún y hojas verdes que acompañaremos de agua por supuesto. También puedes usar tu imaginación y elaborar otros platos para comer post- esfuerzo y así, favorecer tu recuperación.

Fuente: Vitonica

Hombre Moderno