in ,

La dieta mediterránea

En busca de dietas milagro lejos de nuestra tradición, cultura y hábitos a veces nos olvidamos que la dieta más moderada, equilibrada y variada se encuentra más cerca de lo que imaginamos.

La dieta mediterránea recoge una combinación de alimentos que demuestran cómo su consumo habitual mejora la calidad y esperanza de vida.

La única dieta que no funciona es la que no se hace. ¿Pero cómo deseas bajar peso? Existen multitud de dietas en el mercado e infinitas combinaciones de alimentos que prometen una baja de peso rápida. El éxito radica en conseguir un propósito, y la felicidad en mantenerlo con una sonrisa.

Si decides adelgazar de forma drástica olvidando tus rutinas diarias, será muy complicado que consigas mantener dicho peso a largo plazo. Mantener una mentalidad constante durante el cambio es muy difícil, y cuántos más cambios, mayores obstáculos. Por ello, la mejor dieta es la que se puede mantener toda la vida: La dieta mediterránea.

 

¿Cómo surge la dieta mediterránea?

Durante los años 50 se observó cómo algunos países tenían una incidencia más baja en cuanto a problemas cardiovasculares, sufrían menos de hipertensión y la esperanza de vida era mayor.

Por ello, se realizaron numerosos estudios entre diferentes países, con la finalidad de comprobar cuál era el antídoto para este riesgo cardiovascular. Los resultados de los experimentos mostraron una clara relación entre los hábitos dietéticos y la salud de la población.

 

¿Qué es la dieta Mediterránea?

La dieta mediterránea recoge la forma de alimentación de los países mediterráneos. En ellos, el principal aporte de energía lo componen hidratos de carbono como el pan, pasta, arroz y demás cereales.

Es rica en antioxidantes, vitaminas y minerales por un consumo elevado de fruta, legumbres y verduras. Y  no se abusa de grasas saturadas, siendo el aceite de oliva, los frutos secos y el pescado la principal fuente de grasas.

 

La dieta mediterránea, en peligro.

Según el Ministerio de Agricultura, el hábito dietético que siguen los españoles en la actualidad, tiene una valoración de 5 sobre 10 en cuanto a la adhesión a la dieta mediterránea.

Esto conlleva un cambio en los hábitos dietéticos de la población en los últimos años provocando tasas de sobrepeso que superan el 50% tanto en hombres y mujeres, y una obesidad en uno de cada tres niños.

 

Sigamos la huella del rigor científico.

Si diferentes estudios científicos han demostrado los beneficios de la dieta mediterránea en la salud ¿Por qué no nos ceñimos a los avances de la ciencia y empezamos a reeducarnos y a seguir aquellas formas de vida que nos acercan a la felicidad?

Huye de los productos adelgazantes, entierra las tentaciones de las dietas milagro, y apuesta por el aprendizaje para cambiar tus hábitos de forma constante, progresiva y para siempre.

One Comment

Leave a Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *