in

Wu wei: el arte de la no acción para lograr los resultados deseados

"Mountain Sunset Sensation" by "Mountain Sunset Sensation" is licensed under "Mountain Sunset Sensation"

Wu Wei (que se traduce del chino literalmente en “no hacer” o “no acción”) es un concepto importante del taoísmo y significa acción natural, o en otras palabras, acción que no implica lucha o esfuerzo excesivo.

Wu wei se refiere al cultivo de un estado del ser en el que nuestras acciones se alinean sin esfuerzo alguno con el flujo de los ciclos elementales del mundo natural. Es una especie de “ir con la corriente” que se caracteriza por una gran facilidad y conciencia, en el que, sin siquiera intentarlo, somos capaces de responder perfectamente a cualquier situación que surja.

Wu Wei
sea mist” by “sea mist” is licensed under “sea mist

El principio taoísta de wu wei tiene similitudes con el objetivo en el budismo de no aferrarse a la idea de un ego individual. Un budista que renuncia al ego en favor de actuar a través de la influencia de la naturaleza búdica inherente se comporta de una manera muy taoísta.

Wu Wei

La opción de relacionarse o retirarse de la sociedad

Históricamente, wu wei se ha practicado tanto dentro como fuera de las estructuras sociales y políticas existentes. En el Daode Jing, Laozi nos presenta su ideal del “líder iluminado” que, mediante la incorporación de los principios de wu wei, es capaz de gobernar de una manera que crea felicidad y prosperidad para todos los habitantes de un país.

Wu wei también se ha expresado en la elección de algunos adeptos taoístas de retirarse de la sociedad para vivir la vida de un ermitaño, deambular libremente por los prados de las montañas, meditar largos trechos en cuevas y nutrirse de manera muy directa con la energía del mundo natural.

Wu Wei
Mountain Sunset Sensation” by “Mountain Sunset Sensation” is licensed under “Mountain Sunset Sensation

La más alta forma de virtud

La práctica de wu wei es la expresión de lo que en taoísmo se considera la forma más elevada de virtud, una que no es de ninguna manera premeditada sino que surge espontáneamente.

A medida que encontramos nuestra alineación con el Tao, con los ritmos de los elementos dentro y fuera de nuestros cuerpos, nuestras acciones son, naturalmente, de mayor beneficio para todos los que contactamos.

En este punto, hemos ido más allá de la necesidad de preceptos religiosos formales o morales seculares de cualquier tipo.