in ,

6 conductas que podrían perjudicarán tu carrera laboral

Tu carrera profesional puede verse afectada por pequeños errores del día a día que pueden pasar desapercibidos. Muchas personas presenciamos los errores de otros y podemos identificarlos fácilmente, pero no es tan fácil cuando se trata de nosotros mismos. Vivimos con miedo de cometer un gran error, y la mayoría de las veces es un pequeño error el que nos aleja de ese camino por el que caminamos con tanto sacrificio para conseguir nuestras metas.

Algunas reacciones o conductas pueden acabar con una buena carrera profesional. Con frecuencia solemos pasar por alto algunas cosas porque “siempre las hemos hecho” y nadie nos dice nada. Pues quizás esa actitud que en tu casa o en una fiesta puede parecer graciosa, puede ser fatal en el campo laboral. Nadie está a salvo.

Las conductas que pueden acabar con tu carrera profesional

1. Miedo a cambiar

Una de las cosas que más te pueden afectar es el miedo al cambio. Los humanos, por naturaleza, cambiamos, y ese constante cambio es lo que nos hace mejores.

Cambia tus rutinas, tu manera de trabajar o actualiza tu currículum, haz pequeñas cosas para mantenerte siempre en marcha. Engancharse al pasado y al cómo eran las cosas antes no va a funcionar en este mundo moderno donde todo cambia a cada segundo.

Muchas veces, la rutina nos hace pensar que todo se mantendrá igual y nada cambiará. Ese pensamiento está muy equivocado, puesto que el cambio es inevitable. Debemos adaptarnos a los cambios y reinventarnos. En este caso, el famoso dicho de “si algo funciona, no lo cambies” no se aplica.

El miedo a cambiar puede perjudicarte profesionalmente

2. Prometer cosas que no cumples

En este ambiente laboral moderno tan competitivo, con frecuencia debemos prometer más que otros para ser los elegidos al ser solicitado hacer algún reporte o tarea.

Está bien exigirnos más y crear mejores alternativas para nuestros jefes o clientes, pero de nada servirán estas promesas si no podemos cumplirlas. Por ejemplo, es mejor dar fechas realistas de entrega que creernos que somos Flash y podemos terminar esa propuesta de 20 hojas en una noche. Aunque lo logres con poco tiempo de retraso, esto desilusionará a tu jefe o cliente, no importa cuánto te hayas esforzado.

Tampoco debes ofrecer muy poco, sólo trata de no sobrestimarte ni subestimarte para mantenerte a flote en el campo laboral.

Prometer y no cumplir baja tu credibilidad en tu profesión

3. Tener el ego por las nubes

¿Alguna vez has trabajado con alguien que sólo veía las cosas buenas que hacía pero no veía nada más? Seguro que sí. El ego puede nublar tu visión de la realidad. Puede alejarte de tu meta aunque no quieras hacerlo y te coloca en una posición en la que no permites que otras personas te nutran, además de perder esa visión general y objetiva de las cosas.

Nunca te conformes con tu trabajo. Deja que hable por sí solo pero no permitas que un trabajo exitoso sea la excusa para no trabajar en el próximo. En el momento en que lo haces, sólo le estás dando preámbulo al fracaso.

Acomodarse por un éxito puede arruinar tu carrera

4. Negatividad

¿Alguna vez has tenido un colega que sólo esparce negatividad? Probablemente sí, y quizás tú también hayas caído en la trampa de la frustración al ser innecesariamente negativo.

Aunque hay que exigirnos y a veces las cosas no salen como quisiéramos, la respuesta no es creer que todo va a seguir saliendo mal. Una mala semana no significa una mala vida, un mal proyecto o un mal año. Aconseja con realismo pero con amabilidad a quien puedas y da lo mejor de ti.

5. Ser muy “político”

En todas las relaciones sociales hay disputas, donde se pueden crear bandos y hasta chismes. Debes evitar inmiscuirte en este tipo de actividades, pues alguien puede salir herido emocionalmente o despedido.

Entrar en este tipo de juegos es peligroso, más aún si no conoces bien a tus compañeros de trabajo. Así como tú hablas de otras personas, esas personas pueden estar hablando de ti. Además, hay personas que se aprovechan de las amistades. Por ejemplo, si alguien es íntimo amigo o familiar del jefe, es probable que siempre esté haciéndole cumplidos para conseguir un ascenso o simplemente mantenerlo feliz por si alguien se queja de su falta de capacidad. Si este es tu caso, esfuérzate y consigue tu éxito por mérito propio.

Por otro lado, es muy inapropiado querer ganar “puntos” hablando mal de tus colegas. Si ellos están haciendo un mal trabajo, caerá por su propia cuenta. Debes ser auténtico y enfocarte en tu trabajo.

Los chismes pueden arruinar tu carrera profesional

6. Tener una baja inteligencia emocional

Desde que se descubrió la inteligencia emocional, los puestos de trabajo son más difíciles de conseguir, debido a que las empresas buscan personas que posean este tipo de inteligencia. No se puede trabajar en equipo si la persona no controla sus emociones y no está dispuesta a ser flexible con sus compañeros y colegas.

Incontables veces sucede que una persona es muy competente en el ámbito intelectual, pero cuando se trata de inteligencia emocional, no saben compartir o negociar algunos aspectos esenciales en el día a día del trabajo. Por otra parte, dejar que tus emociones siempre se reflejen puede ser perjudicial. En el ambiente de trabajo se debe mantener una postura neutral, y aunque esto no siempre pueda ser posible, es necesario controlar nuestras emociones si queremos llegar a un acuerdo con nuestros compañeros y seguir avanzando en nuestra carrera.

Leer más: Entrenamiento.com

What do you think?

100 points
Upvote Downvote