Nos sorprendió encontrarnos en la llamada mid season —un periodo a priori de baja calidad creativa donde algunas ficciones irán destinadas al cajón desastre— con una serie con tanto potencial como Empire.

Quizás es pronto para decirlo, pero Empire tiene todas las papeletas para convertirse (por méritos propios) en uno de los mejores estrenos de la temporada.

Pocos sabían qué nos deparaba la nueva serie de FOX, de hecho algunos ni le habíamos prestado atención hasta ver el revuelo causado. La trama parecía una mezcla entre ‘Glee’ y ‘Nashville’ sustituyendo a los adolescentes estúpidos y las cantantes de country por un imperio de la música consistente. A simple vista no llamaba la atención y a simple vista estábamos equivocados.

Empire no es una serie de música más. La ficción arranca con la salida de la cárcel de Cookie, uno de los personajes más característicos, está bien construido, es sexy, con carácter y busca sus objetivos sin esconderse.

Taraji P. Henson es la nueva diva de la televisión, como le hubiera gustado a Shonda Rhimes escribir su historia; por ahora se conforma con Olivia Pope y Annalise Keating (que no es poco).

A su salida de prisión las cosas han cambiado. Su ex marido Lucious Lyon tiene una compañía musical donde triunfó y donde ha desarrollado su carrera; una industria discográfica que Cookie financió con el dinero de la droga y querrá recuperar a toda costa.

Los flashback nos ayudan a comprender la naturaleza de sus intenciones, sus cualidades y cómo han llegado hasta ese punto de su vida. Algo acertado.

Sigue leyendo >> 1 | 2

Hombre Moderno