in

Batman vs Superman: El amanecer de la justicia

La destrucción de parte de Metropolis en la batalla entre Superman y Zod, desata la ira de Bruce Wayne, el cual, dejará su voluntario retiro, para volver a ser Batman y parar los pies al hombre de acero.

Puesta de largo y primera piedra, para el ambicioso plan por parte de Warner/DC, para, mirándose en el espejo de ese universo interconectado que ha puesto en pie Marvel studios, hacer lo propio con los primeros espadas de la editorial hasta culminar y coronarlo con JLA, La liga de la justicia; es decir, la película del supergrupo compuesto por la “sagrada trinidad” de Superman, Batman y Wonder Woman, a los que se sumarán Aquaman, Flash y Cyborg.

Y lo hace enfrentando a sus dos personajes más icónicos en una cinta que, desde su título, ya es un reclamo infalible para la taquilla –como así lo está siendo-, pero que falla en lo esencial, la historia.

Por un lado tenemos a Clark Kent/SupermanHenry Cavill-, totalmente asumido su papel de salvador de la tierra, pero cuyas acciones no cuentan con el favor de todos los humanos. Por otro, tenemos a Bruce Wayne/Batman –interpretado por Ben Affleck– quien decide que ha de parar al kryptoniano, al tiempo que inicia una investigación de algo que podría poner en peligro el destino de Gotham y Metropolis.

Y esta es básicamente la premisa bajo la que se apoya el film. El problema es que estas dos líneas argumentales están totalmente desequilibradas y los responsables del guión parecen decirnos, que como ya tuvimos la presentación del capa roja en El hombre de acero, ahora es el turno de conocer a la nueva encarnación de El caballero oscuro y que en la sala de montaje algún mandamás sin idea de cine haya dicho “quítame un poco del gayumbos rojos y pon más del orejillas”.

Y así, pues no se puede. Los aciertos que tuvo el largometraje anterior de Zack Snyder, aquí quedan diluidos y el personaje un tanto desdibujado, en favor de la nueva versión del justiciero de Gotham con el rostro de Affleck –quien acaba siendo lo mejor del conjunto a pesar de las críticas que recibió su fichaje- el cual consigue que nos interesemos por este trasnochado y envejecido “murciélago”.

TRAILER DE BATMAN VS. SUPERMAN

Junto a estos, encontramos a Amy Adams y Lawrence Fishburne repitiendo sus roles de Lois Lane y Perry White, que parece que solo están para rellenar metraje y las otras dos grandes novedades del casting, Jesse Eisenberg y Gal Gadot, o lo que es lo mismo Lex Luthor y Wonder Woman.

El primero compone a un personaje odioso, que es malo porque si y del que apenas sabemos sus motivaciones, un genio de la ciencia, empresario megalómano, en cuya interpretación destacan unas inflexiones en la voz, con unos “gallitos” que no se bien a que vienen.

Por su parte, la actriz y modelo cuyo papel más conocido era su aportación a la saga Fast and Furious, todo y que en lo personal preferiría a una actriz que físicamente fuese más parecida a la legendaria amazona –esto es un físico más atlético o curvilíneo como el de la Wonder Woman televisiva Lynda Carter– no es lo peor del conjunto, y en lo poco que aparece en pantalla, se convierte en una presencia magnética e interesante –seguro que esto está calculado para que queramos ver su anunciada cinta individual- que clama a gritos más minutos.

Por lo demás, dirección del autor de 300 con su marca de la casa, sus escenas de gran belleza en la composición de plano, ralentizaciones, un cromatismo un poco acusado donde predomina la fotografía oscura y algunas escenas innecesarias que en nada contribuyen a la narración y donde prima que al espectador le entre por el ojo.

BSO de Hanz Zimmer y Junkie XL con un score que, a falta de más escuchas, se me antoja como el resto del conjunto, desnivelado. Hay temas que brillan y vuelan muy alto –nunca mejor dicho- frente a otros que parecen compuestos para atronar los oídos de los asistentes a la proyección.

Batman v Superman: El amanecer de la justicia es pues, la gran apuesta de Warner para erigir su propio universo superheroico. El resultado es una cinta apabullante en lo visual, pero no sabe que quiere ser en lo demás; si una película de Superman, de Batman o una película grupal, cuyo anunciado a bombo y platillo enfrentamiento entre los dos héroes del título apenas ocupa 5 minutos de metraje.

Esperemos que estén más atinados en la inminente La liga de la justicia cuyo rodaje está a punto de empezar. Confío en vosotros, DC.

*Santi Serrano es director y crítico de cine, vlogger. Cinéfilo y cinéfago. Apasionado del fantástico en general y del terror en particular.

Sigue toda la actualidad cinematográfica en:

logo tnh