in

Consejos para vivir mejor sin preocuparse demasiado por lo que piensan los demás

La capacidad de comprender y manejar las emociones aumenta enormemente nuestras posibilidades de vivir mejor sin preocuparnos demasiado por lo que piensen los demás.

control de emociones

A continuación te damos algunas ideas que te ayudarán en la vida real:

  1. Piensa en los sentimientos

Comienza con lo que se llama conciencia social y propia, la capacidad de reconocer las emociones (y su impacto) tanto en ti mismo como en los demás. Esa conciencia comienza con la reflexión.

  1. Toma una pausa

La pausa es tan simple como tomarse un momento para detenerse y pensar antes de hablar o actuar (fácil en teoría, difícil en la práctica).

En otras palabras, detenerte te ayudará a abstenerte de tomar una decisión permanente basada en una emoción temporal.

control de emociones

  1. Controla tus pensamientos

Al esforzarte por controlar tus pensamientos, te resistes a convertirte en un esclavo de tus emociones, permitiéndote vivir de una manera que esté en armonía con tus metas y valores.

  1. Benefíciate de la crítica

Nadie disfruta comentarios negativos. Pero sabes que la crítica es una oportunidad para aprender, incluso si no se ofrece de la mejor manera. E incluso cuando es infundado, te da una ventana a cómo piensan los demás.

Cuando recibes comentarios negativos, mantén tus emociones bajo control y mejor pregúntate si es necesario que corrijas y si la respuesta es positiva cómo lo harías.

control de emociones

  1. Muestra autenticidad

Autenticidad no significa que debas compartir todo sobre ti, con todos, todo el tiempo. Significa decir lo que quieres decir y aferrarte a tus valores y principios por encima de todo sin importar los comentarios, críticas o influencias de las personas de tu entorno.

  1. Perdona y olvida

Aferrarse al resentimiento es como dejar un cuchillo dentro de una herida. Mientras que la parte ofensiva sigue adelante con su vida, nunca te das la oportunidad de sanar.

Cuando perdonas y olvidas, evitas que otros retengan tus emociones como rehenes, lo que te permite seguir adelante.