in

Los microbios de tu cuerpo

Cada vez que oímos la palabra microbio nos imaginamos a un virus o bacteria intentando atacar a nuestro cuerpo para causarnos algún tipo de daño con el que poder beneficiarse.

Pero esta imagen de los microbios está muy lejos de la realidad.

Es cierto que hay un largo listado de microorganismos que pueden causar alguna enfermedad más o menos grave o más o menos duradera, como por ejemplo la gripe, el VIH o la tuberculosis, pero también es cierto que si no fuera por otros muchos no podríamos vivir, o por lo menos cómo lo hacemos.

Decir que nuestro cuerpo está lleno de microorganismos no es ninguna exageración.

Para que te hagas una idea, el cuerpo humano adulto contiene 10 veces más células de microorganismos que de humano, los cuales pueden pesar tanto o más que nuestro cerebro (unos 1350 gramos).

Veamos unos números extraídos de un estudio publicado por National Geographic.

En el intestino grueso viven unas 33.600 especies distintas de microbios, las cuales nos ayudan a digerir los alimentos y a absorber los nutrientes, además de proteger las paredes del intestino, regular el peso y prevenir las enfermedades autoinmunes. Es lo que conocemos como flora bacteriana.

La lengua contiene casi 8.000 especies, pero Streptococcus salivarius es el protagonista por prevenir la caries, la gingivitis i las infecciones de garganta.

También viven microbios en la piel, la abertura vaginal, la garganta y las fosas nasales.

Como dijo Gabriel García Márquez, “puedes ser solamente una persona para el mundo, pero para una persona tú eres el mundo” o también puedes ser un mundo para una gran cantidad de organismos.

Más ciencia en:

logo_allyouneed