Polos opuestos se atraen

Hoy en día es muy común estar un par de semanas saliendo con un chico súper guapo y encantador (de esos que vienen por catálogo) y después de tanto esperar, llega ese momento maravilloso que les permite decidir muchos asuntos sobre el futuro cercano de una posible relación (sí, me refiero a echar un polvo), y justo cuando estás en el punto más caliente, y las manos ya no diferencian entre la ropa y la piel, tu futuro marido te dice cielo, soy VIH positivo y aunque nos protejamos y no haya ningún riesgo porque soy INDETECTABLE, tienes que elegir si quieres o no que tengamos sexo.

Cada vez son más los casos como este que se registran en hospitales, ONGs, centro de atención a personas o parejas con VIH, entre otros. Y cada vez más, se observan en los pasillos de estos centros y en las redes sociales parejas que acaban con meses y hasta años de relación por una sencilla razón: por el miedo que causa la desinformación. Entonces, incluso en las parejas gay ¿Los polos opuestos se atraen? La respuesta es sí, y actualmente es muy común conseguir a chicos que quieren intentar este tipo de relaciones, pero no saben exactamente por dónde empezar.

En ese sentido, vamos a ir aclarando de una vez por todas ciertos asuntos. En primer lugar, aunque en el pasado no estaba comprobado científicamente que el VIH no se podía transmitir al tomar el tratamiento respectivo, aseguraban que los medicamentos hacían que el virus en el cuerpo se redujera a un mínimo de copias tan insignificantes que era indetectable para las pruebas que localizaban el VIH. Sin embargo, con los avances en la medicina y en la ciencia, los tratamientos antirretrovirales han evolucionado (y siguen avanzando), y hoy en día fuentes como la revista Science, han hecho publicaciones en las que los expertos aseguran que una persona seropositiva, tomando medicación, y con carga viral indetectable, que en los últimos 6 meses no haya tenido ninguna ITS, sencillamente NO puede contagiar el VIH a su pareja sexual, inclusive si tienen sexo sin protección.

Por otra parte, hoy en día el VIH es considerado una enfermedad crónica, que puede llegar a ser mucho menos complicada que la diabetes. En ese sentido, aquellos que tienen esta condición no tienen por qué sentirse raros, excluidos, estigmatizados, ni tampoco rogar a ese chico (posible novio o marido) que se quede con ustedes, sencillamente porque nadie es mejor o peor persona por ser seropositivo. Sin embargo, es totalmente comprensible que existan temores y mucho miedo a lo desconocido, sobre todo a un asunto que ha sido siempre tan satanizado y estigmatizado por la sociedad. Pero, esto no puede ser una situación que defina si vas a seguir adelante o no, con ese chico que te gusta, con el que mantienen buen sexo, que conectan en muchos aspectos, y con el que incluso te has planteado crear una familia.

Actualmente son muchos los científicos que han aportado datos y pruebas reales de la manera en cómo una persona seropositiva, siendo indetectable no puede transmitir el virus a su pareja sexual, inclusive si mantienen relaciones sexuales sin protección. Por ello, te invitamos a que te informes ya sea con tú médico de confianza o centros de información u ONGs que llevan estos casos, para que conozcas los detalles tanto los resultados científicos que respaldan esta posición, así como los testimonios de parejas en donde uno de los dos es seropositivo, y llevan años juntos, incluso disfrutando de relaciones sexuales sin protección gracias a las recomendaciones de sus médicos, que hacen seguimiento del estado del virus en el cuerpo.

Y tú en ese caso ¿Te informarías o terminarías con tu pareja?

Hombre Moderno