Existen varios temas que muchos hombres tememos, uno de ellos es la Disfunción Eréctil conocida como la incapacidad para tener o mantener una erección para realizar relaciones sexuales satisfactorias, y haber disminuido progresivamente o perdido erecciones espontáneas. Este problema en la actualidad afecta aproximadamente a 5 de cada 10 hombres mayores de 50 años en todo el mundo, y de estos 10 hombres, al menos 8 no buscan ayuda médica por vergüenza o porque piensan que es un problema pasajero.

Para lograr una erección firme y sostenida, el pene se llena de sangre, y cualquier elemento que dificulte esa posibilidad causa la disfunción eréctil.

Entre las principales causas que disminuyen el flujo de sangre se encuentran las enfermedades cardiovasculares como la hipertensión, altos niveles de colesterol y triglicéridos (que causan arteriosclerosis), por otro lado enfermedades metabólicas como la diabetes también disminuyen el flujo sanguíneo al pene afectando los nervios que provocan la erección. Asimismo, ocurre con el hipertiroidismo, el hipotiroidismo, y el uso crónico de medicamentos como antihipertensivos, antidepresivos y anti alérgicos, entre otros.

Sin embargo, el aspecto psicológico (complejos, miedos, depresión, pérdida de autoestima, estrés, alcoholismo) y el estilo de vida (ser fumador, consumo de drogas) también influye en el desarrollo de esta enfermedad.

Pero chicos NO más vergüenza

Mientras más rápido te informes, más rápido estarás de nuevo en la cama disfrutando de buen sexo.

En la actualidad existen múltiples tratamientos que han logrado buen reconocimiento por sus altos niveles de efectividad en el alcance de erecciones sólidas. Para empezar, los cambios importantes en el estilo de vida, influyen positivamente: la dieta sana (alimentos ricos zinc, infusiones de Ginseng), el tantra sexual, los ejercicios aeróbicos y de relajación (como el yoga o la meditación), evitar o manejar el estrés, y dejar de fumar.

Fuente: IStock

También existe la combinación de fármacos (orales) naturales con inhibidores de la 5-fosfodiesterasa, así como el uso del fármaco más comercializado en todo el mundo (La Viagra) Tadalafil (Cialis, Fitex) sildenafil, vardenafil. Pero aunque estos tratamientos son seguros y tienen escasos efectos secundarios, hoy en día se realizan otro tipo de tratamientos que están dando mejores resultados, como son las famosas inyecciones de células madres en el pene y el uso del Alprostadil crema (que se aplica en la punta del pene provocando una erección en segundos).

Estas inyecciones se conocen como Priapus Shot, y se usan para tratar la disfunción eréctil y al mismo tiempo hacer crecer el pene. En términos prácticos, consiste en la extracción de sangre del paciente, para luego aislarla y poder extraer de ella las plaquetas que permiten crear un plasma rico en plaquetas (PRP), el cual será inyectado posteriormente en los cuerpos cavernosos y con la ayuda de un bomba para el pene, podrán distribuir de manera correcta el plasma por todo el pene.

De esta manera, aunque la disfunción eréctil es un problema que puede avergonzar a muchos, hoy en día gracias a los avances en la medicina, en la tecnología y nuevos estilos de vida sana, es posible hacer de un problema de salud sexual, un asunto que incluso pueda mejorar tu estilo de vida y tus relaciones sexuales.

Por esa razón, no dudes en consultar a tu médico o asistir a una clínica especialista reconocida que te brinde las mejores alternativas según tu caso.

 Y en tu caso ¿Qué harías?  

Leave your vote

100 points
Upvote Downvote

Comments

0 comments