7 Secretos para una buena limpieza anal

Obviamente vamos hablar de prácticas que no puedes hacer minutos antes de entrar en acción con tu chico. Pero resultan muy eficientes si sabes que esa noche va haber diversión, sobre todo para que no la cagues. Y lo digo, literalmente. 

Para muchos chicos, termina siendo un infierno, un rato de placer, por el temor a posibles sorpresas, es decir, a ensuciarse o ensuciar a su pareja sexual. Pero te vamos a dar unos consejos básicos para que puedas tener siempre el culo limpio y comestible. Y esto, va para todos, pero particularmente para los pasivos y versátiles (que muchos creen no necesitarlo) y para que eviten vivir un momento de vergüenza frente a ese chico que tanto les gusta. En primer lugar, debes elegir según tus necesidades y comodidades, entre las múltiples opciones que puedes usar para una limpieza anal efectiva:

Enema: es una bolsa hecha de caucho sintético, capaz de soportar altas temperaturas, conectada a una manguera de goma, y una boquilla de plástico. El enema al ser una herramienta que no está conectada a la ducha, se puede colgar en lo alto de la ducha para ayudar a que fluya el agua.

Bombas de Enema: estas suelen ser las más económicas del mercado, sin embargo son capaces de almacenar poco líquido, lo que implica realizar el proceso varias veces para conseguir una limpieza óptima.

Tubos de inyección de ducha: es un tubo o boquilla de plástico, acero o aluminio, que se conecta a la manguera de la ducha (quitando primero el cabezal normal de la ducha) y que permite regular la temperatura y el flujo de agua con el grifo. Hoy en día, los tubos vienen de diferentes tamaños y formas para hacer de tu experiencia de limpieza, un momento placentero y divertido.

También es importante recordar que este tipo de limpieza, siempre se hace dentro del cuarto de baño, preferiblemente en la ducha y por supuesto seguir los siguientes consejos:

Sigue leyendo >> 1 | 2

  1. Muchas gracias x su concejo.

Hombre Moderno