Sueño y hormonas: así es cómo influyen en el crecimiento muscular

Cuando dormimos, nuestro cuerpo entra en un potente estado anabólico: todos los recursos miran hacia la reconstrucción y regeneración de los tejidos del cuerpo. El sueño es el periodo más largo entre las comidas principales que nuestro organismo tiene a disposición para sintetizar las proteínas y a partir de ahí hacer crecer nuestros músculos.

La falta de sueño, sobre todo acumulada, tiene efectos dañinos para nuestra salud: desde cambios de humor, a irritabilidad, estrés y ansiedad. Todo ello repercute en la recuperación física. Entonces, resulta obvio que a mayor gasto energético, físico y emocional, mayor tendría que ser la cantidad de sueño reparador.

crecimiento muscular

Sin embargo, en la vida ajetreada que la mayoría de nosotros lleva, no es tan fácil conciliar el sueño: el estrés y la adrenalina causados por todos los estímulos que recibimos a lo largo del día –sin contar las responsabilidades familiares y/o laborales- hacen que cada vez sea más difícil quedarse dormido e incluso hacen que retrasemos la hora de irnos a la cama.

Anuncios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario