in ,

Mejora tu autoestima

La práctica regular de una actividad física no solo reporta beneficios para la salud sino, además, influye en tu estado de ánimo y ayuda a mejorar autoestima.

En cualquier deporte hay que distinguir los aspectos físicos de la actividad y sus efectos psicológicos. Al hacer ejercicio, pones todo tu organismo en movimiento y trabajas un determinado grupo muscular. Tras el esfuerzo, la sensación de bienestar se hace evidente porque el deporte consigue:

  • Aliviar las situaciones de estrés.
  • Mejorar el descanso.
  • Incrementar tu capacidad psicomotriz (agilidad, coordinación…)
  • Prevenir enfermedades (especialmente cardiovasculares).

Pero ¡hay más! La satisfacción personal, tras superar un reto físico, hace que tu autoestima suba de manera inmediata. En el caso del fitness, tu entreno tiene un objetivo claro, el que tu hayas elegido: aumentar fuerza o resistencia, definir músculo… y trabajas duro para conseguirlo confiando en tus propias posibilidades.

Porqué el deporte puede mejorar autoestima

mejorar autoestima

Esa confianza en ti mismo se refleja también en tu vida diaria y se traduce en una actitud positiva y luchadora frente a los retos cotidianos.

El deporte ayuda a que una mentalidad “derrotista” sea impensable porque, según numerosos estudios, la actividad física, el esfuerzo que requiere y el éxito personal que supone conseguir superarte hace que:

  • Seas capaz de marcarte metas y ser consciente de que no siempre son fáciles de alcanzar. No eres de los que se desaniman fácilmente.
  • Confíes en tus propias posibilidades (si he podido con mi rutina de entreno, puedo con ese problema en el trabajo).
  • Sepas que, aunque no logres tu meta a la primera, siempre se puede mejorar y seguir luchando para conseguirla.
  • Te sientas orgulloso de ti mismo, valorando tu propio esfuerzo y tu capacidad de superación.

mejorar autoestima deporte

En un momento de “bajón”, el deporte puede convertirse en tu mejor aliado ayudándote a cambiar esos  pensamientos negativos por una mentalidad que siga el principio de: “Si quiero… ¡PUEDO!”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *