in ,

La natación

Nadar supone el movimiento de casi todas las articulaciones del cuerpo y el compromiso de músculos que van desde los flexores de los pies hasta los suboccipitales de la cabeza. Un total de 200 músculos trabajan en sincronía para desplazarnos sobre la superficie como peces en el agua.

[pullquote]Pocos deportes son tan sumamente completos como la natación, en que un total de 200 músculos trabajan en sincronía[/pullquote]Pocos deportes son tan sumamente completos como la natación. Solamente tenemos que fijarnos en el cuerpo de un nadador profesional. Es una maquinaria perfecta que entrelaza la fuerza muscular con la resistencia aeróbica.

¿Para qué quieres nadar? Es complicado definir algún tipo de objetivo en el cual la práctica de la natación no resulte indicada. Tanto si quieres librarte de los kilos que te sobran, como empezar a tonificar tu cuerpo, entrenar bajo el agua te ayudará a conseguirlo.

¿Por qué nadar? Porque tu salud física, psíquica y estética te lo agradecerán. A continuación te lo explicamos con más detalle:

  • Asuntos del corazón. Todo ejercicio aeróbico mejora la capacidad cardiorrespiratoria. Este tipo de actividades fortalecen el corazón, lo entrenan y lo musculan. Lo convierten en un órgano más grande y eficiente, transportando más capacidad de sangre en menos tiempo y con menos latidos, consiguiendo así una bajada de la frecuencia cardiaca en reposo y un aumento del rendimiento físico. Más aguante y fortaleza para un corazón entrenado.
  • Músculos fuertes y articulaciones móviles. Durante la natación activamos y ejercitamos grandes grupos musculares sin necesidades de contacto o golpe sobre ninguna superficie. Ésto conlleva que las articulaciones se muevan y se alimenten sin sufrir daño alguno. Nos desplazamos sobre el agua gracias a una técnica perfecta que nos conserva a flote y unos músculos entrenados que nos mantienen en la horizontal.
  • Psique, sexo y natación. La práctica continuada de la natación libera del estrés y aumenta los niveles de endorfinas y dopamina, lo que se traduce en una sensación placentera y mayor calidad de vida. La disminución de cortisol en sangre y la mayor concentración de hormonas de la felicidad, provoca una serie de reacciones: el envejecimiento se ralentiza, la capacidad para sonreír se estimula, y el aumento de dopamina hace que nuestras erecciones sean más duraderas.

[amazon template=wishlist&asin=8479028424]
Busca soluciones y no culpables si algo no te sale como deseabas. Si algo tan simple como introducir en tu día a día algunos minutos bajo el agua es capaz de provocar tales repercusiones corporales  ¿Por qué no probar? ¡Si tu vida hace aguas, aprende a nadar!

One Comment

Leave a Reply
  1. ¡Genial! A pesar de contener muchas palabras lo he estudiado de un tirón y he bajado
    a la zona de comentarios directamente para agradecerte esta entrada,
    excelente ! Felicidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *