Si estás en la sala de entrenamiento de pesas y observas atentamente a tus compañeros, verás que unos entrenan con guantes y otros sin ellos.

La utilización de guantes no es indispensable en el entrenamiento con pesas. El uso de esta  prenda conlleva una serie de ventajas e inconvenientes, según los cuales, cada persona deberá decidir si quiere usarlos o no.

 

Ventajas de entrenar con guantes

  • Los guantes dan un agarre más seguro. El motivo es que la manos no entran en contacto directo con el metal, evitando los posibles resbalones que se pueden producir si las palmas están sudorosas.
  • Otra ventaja de los guantes es que fijan las articulaciones de las muñecas, protegiéndolas de posibles lesiones.
  • Los guantes también sirven para evitar que aparezcan durezas en las palmas de las manos, producidas por el contacto directo de la piel con el metal rugoso de barras y mancuernas. Recuerda que la rugosidad de los agarres no es casual, están fabricados así para evitar resbalones.

 

Desventajas de trabajar con guantes

  • Los guantes pueden llegar a ser molestos en la ejecución de ciertos ejercicios que requieran unos movimientos más precisos, sobre todo en ejercicios en los que los ligeros movimientos de muñeca ayudan a definir mejor los ángulos del músculo.
  • No todos los guantes son de la misma calidad. Es importante que estén fabricados de un material transpirable que permita oxigenar la piel de las manos, si no la piel se reblandecerá por el sudor, y en vez de ayudar a evitar las durezas, puede provocarlas.

Como ves, el uso de guantes es una decisión individual. Lo mejor es que entrenes como más cómodo y seguro te sientas, y si para ello necesitas el uso de guantes, utiliza unos que transpiren y te proporcionen un buen agarre.

Hombre Moderno