Te presentamos el entrenamiento alemán: una máquina para los músculos

Si estás cansado de hacer siempre las mismas rutinas, series y movimientos en el gimnasio, quizá sea hora de cambiar y darle un nuevo estímulo a tu cuerpo a través del entrenamiento alemán de volumen. Eso sí, es un sistema de ejercicios muy desafiante, capaz de fatigarte muchísimo y solo recomendable en caso de que tengas ya una cierta experiencia con los hierros en el gimnasio.

entrenamiento alemán

Cómo surgió

El entrenamiento alemán de volumen surgió en Alemania a mediados de los años 70 y fue popularizado por Rolf Feser, que en esa época era entrenador Nacional de Halterofilia. Un estilo parecido fue promovido por el famoso Vince Gironda en Estados Unidos, aunque independientemente del creador de esta rutina, el hecho es que funciona, ya que son muchos los que lo practican actualmente en el mundo del fitness.

También se le conoce como “método de las 10 series”, ya que consiste en entrenar un solo músculo a través del mismo ejercicio haciendo 10 series de 10 repeticiones cada una, siempre con el mismo peso con el que hayamos comenzado. El cuerpo se adapta al esfuerzo promoviendo la hipertrofia y haciendo trabajar hasta la extenuación las fibras musculares, por lo que su efectividad está fuera de toda duda siempre que busquemos tamaño.

Cómo practicarlo

Según el famoso entrenador Charles Poliquinque escribió un artículo sobre ello en Bodybuilding, “el objetivo del Entrenamiento Alemán de Volumen es completar 10 series de 10 repeticiones con el mismo peso para cada ejercicio elegido. Es bueno comenzar con un peso que puedas levantar 20 veces, lo que para la mayoría de la gente y la mayoría de los ejercicios, representa un 60% de su 1RM. Por tanto si puedes levantar 150 kg en press de banca para una sóla repetición, debes utilizar 90kg para este ejercicio”.

Así sería una semana en el entrenamiento alemán de volumen:

Sigue leyendo >> 1 | 2 | 3 | 4 ...

Hombre Moderno