Después de un día de sol y playa tu piel necesita cuidados específicos que le devuelvan su equilibrio y le proporcionen el alivio que necesita tras sufrir la acción de los rayos solares, del viento o de los agentes externos como el salitre marino o el cloro de las piscinas.

Los conocidos productos aftersun  tienen características propias que los diferencian de una loción hidratante general y que los convierten en el mejor aliado para lucir un atractivo bronceado por más tiempo.

Calman y refrescan la piel mitigando la acción del exceso de calor pero además, los cosméticos actuales de este tipo incorporan sustancias que mejoran la elasticidad cutánea, ayudan a cerrar los poros (dilatados por la elevación de la temperatura) e hidratan y mantienen (retienen) la humedad de la dermis para conseguir que el proceso natural de renovación celular no se vea acelerado y el moreno se «caiga» antes de tiempo.

Tan importante como aplicarte una protección adecuada antes de disfrutar de una jornada al sol lo es cuidar la piel utilizando alguno de los productos post solares que ya incluyen conocidas marcas de cosmética masculina.

Lavanda, aloe vera, caléndula vitamina C (poder antioxidante) son algunos de los ingredientes habituales aunque algunos de estos productos incluyen también colágeno y/o ácido hialurónico para aumentar su poder regenerador.

El secreto es simple, en una piel bien hidratada y cuidada el bronceado dura más porque la capa externa experimenta un deterioro menor.

Es importante elegir un aftersun adecuado a las características de tu piel (sobre todo del rostro). Si tienes el cutis graso o mixto necesitas un producto específico, de bajo o nulo contenido en aceites, para que hidrate y calme sin dejar esa sensación «pegajosa». Los productos de textura gel y los serums reparadores son  los más aconsejables para la piel masculina. Conviene incluir uno en tu neceser de verano por si, queriendo o no, te has «achicharrado» en la tumbona.

Hombre Moderno