Lo que arruina tu vida sexual y cómo ponerle remedio

La falta de interés en el sexo es un problema muy común en las parejas, especialmente cuando han estado unidas durante mucho tiempo. Lo asegura un estudio británico publicado en ‘BMJ Open’ que identifica varios factores que pueden desempeñar un papel muy importante en la falta de libido. Los investigadores preguntaron a más de 11.000 hombres y mujeres de entre 16 y 74 años con pareja en el último año.

En general, el 34% de las mujeres y el 15% de hombres dijeron que habían perdido el deseo sexual al menos durante tres meses al año. La mitad de los que perdieron las ganas también confesaron que estaban angustiados por ese motivo. Hay varios factores que pueden contribuir a una baja excitación y es muy importante llegar a la raíz del problema para sentirse mejor, más sexy y con más energía. No conseguirlo no solo te hará sentirte más inseguro y tener una conexión más débil con tu cuerpo, sino que también afectará negativamente a la relación con tu pareja.

Qué lo causa

Podría ser cualquier cosa, desde problemas físicos hasta psicológicos. A veces los dos a la vez. Los primeros incluyen bajos niveles de testosterona (aproximadamente 4 de cada 10 hombres mayores de 45 tienen niveles bajos de esta hormona), tratamiento con algún tipo de medicación recetada, poco o demasiado ejercicio y el consumo de alcohol y drogas. Los segundos pueden comprender depresión, estrés y enfermedades derivadas.

Haber tenido relaciones sexuales no consensuadas en algún momento de sus vidas y tener una Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS) en el último año fueron algunos de los factores relacionados con un bajo interés sexual. Las personas que no se sentían emocionalmente cercanas a sus parejas o que no siempre encontraban la forma de hablar de sexo con ellas también tenían más probabilidades de confesar su falta de ‘apetito’.

Otras razones dependen del género. Las mujeres que viven con su pareja tenían más del doble de probabilidades de no tener interés en el sexo en comparación con los hombres. Aquellos que habían estado saliendo durante más de un año eran más propensos a expresar un deseo sexual alto que aquellos con relaciones más nuevas.

Además, según un estudio realizado por la Universidad de Carolina del Norte, en el caso de los varones, el ejercicio de intensidad, realizado con frecuencia, está intrínsecamente ligado a una libido baja. Los investigadores realizaron un cuestionario sobre el comportamiento sexual a un total de 1.077 hombres físicamente activos. Se les preguntó, por ejemplo, que con cuánta frecuencia pensaban en sexo y cómo de involucrados estaban con el tema. También se les interrogó sobre sus hábitos de ejercicio, como la intensidad o el tipo de actividad que practicaban. Aunque el resultado del estudio no establece que la disminución de la libido sea la consecuencia directa del ejercicio intenso, sí que ha vinculado con claridad ambas situaciones.

En el caso de ellas, son más propensas a no tener ganas si habían tenido tres o más relaciones en el último año, si no comparten los mismos gustos que su cónyuge o si tienen niños menores de 5 años. «Los hallazgos del estudio observan que el problema debería abordarse de manera diferente para hombres y mujeres», asegura Cynthia Graham, profesora de salud sexual y reproductiva de la Universidad de Southampton.

Sigue leyendo >> 1 | 2

Hombre Moderno