in ,

Manual de buen uso del condón

Aunque su uso sea de lo más común y todos digamos que obviamente sabemos poner un condón, lo cierto es que son varios los errores que se cometen habitualmente respecto al uso del preservativo.

[pullquote]Utilizar incorrectamente un condón conlleva los mismos riesgos que no hacerlo[/pullquote]Utilizar incorrectamente un condón conlleva los mismos riesgos que no hacerlo: embarazos no deseados y Enfermedades de Transmisión Sexual pueden darse por diversas circunstancias.

Lee atentamente este manual de instrucciones para disfrutar sin preocupaciones del sexo seguro.

  • Fase 1: La preparación. Sí, sabemos que muchas veces los “aquí te pillo, aquí te mato” tienen lo que tienen, pero es de vital importancia que antes de ponerse un preservativo se revise su fecha de caducidad y que éste se encuentra en buenas condiciones. Muchas veces, el hecho de llevarlo en un bolsillo o incluso la temperatura del ambiente donde se guarde puede quebrar el envoltorio y dañar el material de fabricación.La apertura del paquete del condón es también un momento crucial y debe hacerse cuidadosamente y siempre con los dedos. Romperlo con los dientes en plan tigre o usar un objeto afilado para abrirlo pueden pinchar el preservativo y provocarle un agujero.
  • Fase 2: La colocación. Cuidado aquí también con uñas y joyas, que pueden generar cortes y fisuras en el condón. Éste tiene que colocarse siempre antes de empezar el coito, cosa que, aunque parezca lógica, no todo el mundo hace. Otro error más que común es ponérselo al revés. El rollo debe estar siempre por fuera y nunca (repito: NUNCA) hay que desenrollarlo antes de su colocación: ¡el condón no es una media! Entonces es cuando llega el momento de la verdad. Siempre con el pene bien erecto, se debe coger el preservativo (con el rollo por fuera), apretar la punta con una mano y desenrollarlo hacia la base del pene con la otra. No dejar el suficiente espacio en la punta es otro fallo que se suele cometer y que genera muchas roturas, debido a la falta de sitio para el esperma una vez se ha eyaculado.
  • Fase 3: El acto. Aunque los condones vienen ya lubricados de fábrica, quizás necesites usar un extra de lubricación, sobre todo si lo que pretendes es practicar sexo anal. Los lubricantes con base de aceite (llámese lociones corporales o vaselina) dañan el látex, por lo que lo más conveniente es usarlos siempre con base acuosa.El condón siempre ha de estar desenrollado por completo o, en caso contrario, se saldrá del pene en mitad de la relación sexual. Durante el acto, intenta comprobar ocasionalmente que está bien colocado, y no dudes en tirarlo y ponerte otro ante cualquier problema. Eso sí, debe estar puesto de principio a fin del coito, y nunca retirarse antes de rematar.Por cierto, lo del doble condón (además de molesto) no aumenta la protección, sino que la disminuye. La fricción de ambos durante el acto hace más probable la ruptura.
  • Fase 4: La retirada. Después de la eyaculación, y antes de que el pene pierda la erección, hay que retirarse de la pareja y sujetar el preservativo firmemente por su base para que el semen no se derrame. Nunca hay que voltear el condón de adentro hacia fuera para quitárselo, ya que, obviamente, esto supone un riesgo de contagio por contacto con los fluidos corporales.Importante desecharlo siempre en la basura, no en el wc, y (¡por Dior!) no volver a usarlo nunca. Si la noche (o el día) da para unos cuantos polvos más, utilizar uno nuevo en cada ocasión.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments