Guía del cunnilingus perfecto

El cunnilingus, esa delicada práctica sexual que puede volverla loca o puede arruinarlo todo. Muchas mujeres llegan incluso a odiar el sexo oral, por lo molesto que puede ser si se hace incorrectamente. Saber hacer bien un cunnilingus requiere de técnica y experiencia. Aquí van los consejillos técnicos de hm para que te conviertas en el rey de la lengua. Lo de la experiencia ya corre por tu cuenta…

cunnilingus perfecto

Primera regla: «Tranquilo, para el carro». Ir directamente a la zona en cuestión es siempre un error.  Besos y caricias deben ser el preliminar por excelencia, iniciando por el cuello y siguiendo por los pezones, para acabar en la cara interna del muslo. Ella empezará a excitarse y después tú podrás pasar a la acción, tocando suavemente su vagina y el clítoris.

Truco para antes de empezar: ten una lata de Coca-Cola al lado de la cama. Puede parecer absurdo, pero con las bebidas dulces produces más saliva que con el agua y la lengua se vuelve mucho más suave. ¡Listo para adentrarte en su parte más íntima!

Está excitada. Lo notas por la erección de su clítoris y el enrojecimiento de la zona. Comienza besando y lamiendo la parte más exterior de la vagina, lentamente y deteniéndote en cada zona, hasta llegar a los labios menores. Todo de forma suave: ¡La clave de un buen cunnilingus está en la delicadeza! Ser demasiado agresivo al principio puede provocarle dolor.

cunnilingus

Esto es lo que pasa especialmente con el clítoris, la zona más sensible de la mujer. Estimular el punto C es la forma más rápida de que llegue al orgasmo, sin embargo hay que hacerlo con extremada cautela y sin pasarse. Centrarse solo en el clítoris es también un error, puede resultarle monótono o incluso molesto. Truco: Rodea el glande con la lengua puntualmente y sigue lamiendo su vagina. Ni mucho, ni poco.

Sigue leyendo >> 1 | 2

Hombre Moderno