El sexo nos hace más ricos

Que el sexo es bueno, y que practicarlo nos aporta multitud de beneficios, es algo que todos sabemos. Pero seguro que no te has planteado nunca que entre todos estos beneficios también está el económico. Pues bien, un estudio demuestra que existe una relación entre tener una vida amorosa intensa y la cartera llena de billetes.

Según el estudio, el sexo es un barómetro de nuestra salud, calidad de vida y felicidadEn The Effect of Sexual Activity on Wages, Nick Drydakis (profesor de economía en la  Anglia Ruskin University de Cambridge) afirma que tener relaciones sexuales con frecuencia ayuda a lograr una vida profesional más satisfactoria y un nivel salarial más alto. En concreto, aquellos que lo hacen por lo menos cuatro veces a la semana ingresan un 5% más en sus cuentas que los demás.

Y no solo eso. El estudio también concluye que aquellos que no tienen ninguna actividad sexual ganan un 3% menos que los que tienen una vida sexual activa. Para llegar a estos resultados, el equipo de Drydakis entrevistó a cerca de 7.500 personas de entre 26 a 50 años.

Digno de destacar es que no se detectaron diferencias entre los que hacían el amor con su pareja estable o los que tenían varias amantes a lo largo de la semana. Tampoco por razones como el nivel de educación o de status social. Solo y exclusivamente por la intensidad de la vida sexual de los encuestados.

Según el autor, las razón es la siguiente: “Las personas necesitan desear y ser deseadas por otros. En ausencia de estos elementos, muchas personas se vuelven susceptibles a la soledad, cultivan una fuerte ansiedad social y sufren riesgo de depresión. Todos estos son estados de ánimo que podrían afectar a su vida laboral de manera negativa.”

Porque el sexo, dice el profesor Drydakis, es un “barómetro de la salud, la calidad de vida y la felicidad”. Aumenta la autoestima, la confianza y el bienestar general, lo que a su vez te convierten en una persona más encantadora, productiva y creativa. Y todo esto influye en la calidad de tu trabajo. Así que ya sabes, ¡manos a la obra!

Hombre Moderno