Bad Boys

Vale, sí, lo reconozco. Me gustan los tíos malotes. Me he dado cuenta de ello al conocer a Adrián, un chico totalmente diferente a todos los capullos con los que he salido en esta vida.

Lo vi por primera vez hace un par de semanas, en una exposición de una amiga en común, que fue la que nos presentó.

Estuvimos allí hablando durante horas, sin importarnos nadie más. Luego me acompañó a casa y, tras decirme lo bien que se lo había pasado conmigo, nos dimos un beso en el portal. La típica escena de toda comedia romántica, vamos.

Al día siguiente me llamó. No me hizo esperar ni las 24 horas de rigor para hacerse el interesante. Quedamos para tomar unas cañas en mi bar favorito y, nuevamente, hablamos y hablamos hasta que nos cerraron. Era interesante, culto y, aunque no era el hombre más divertido del mundo, sabía hacerme reír.

Anuncios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario