Ultimate magazine theme for WordPress.

¿Quieres verte más definido? Puede que en tu caso la clave sea ganar peso

100

Da igual el peso corporal de la persona, el 99% de la población de los gimnasios tiene miedo a unas ganancias excesivas de grasa. El 99% de estos miedos son totalmente irracionales, llevándoles a una única meta: el fracaso. Parece ser que todos queremos cuerpos imponentes, esculturales, grandes y fuertes… sin embargo conseguirlo sin ganar peso es una utopía. Obsesionados con lo secundario, nos olvidamos por completo de lo primario: progresar.

Piensa en tu altura en cm, réstale 100 si eres hombre y 110 si eres mujer. ¿Tu peso corporal está por encima o por debajo? Si está por debajo o igual y te estás preocupando por las ganancias en grasa, enhorabuena, estás perdiendo el tiempo.

Admítelo, tu dieta de menos de 1500 calorías con el único objetivo de no ganar ni un gramo de grasa lo único que está haciendo es daño. ¡No vas a alcanzar tu objetivo nunca sin ganar peso primero! Tú quieres un cuerpo grande y fuerte, y sin embargo no comes. ¿De verdad nunca has visto a nadie de tu gimnasio que lleve años entrenando y aun así sigue con el mismo cuerpo escombro? Ni comen bien, ni realizan progresiones de carga. Tu sigue preocupándote por cambiar tu rutina cada 3 semanas para provocar la “confusión muscular” y aliméntate a base de arroz y pollo hervido para convertirte en él.

ganar peso

Para definir primero hay que ganar músculo y, si tu sentadilla es inferior al 150% de tu peso corporal y tu press banca es inferior al 120% de tu peso corporal, ni siquiera sabes lo que es tener músculo. Puede que tengas un mazacote hinchado en los brazos y el pecho, pero por mucho plasma que acumules entre tus fibras musculares (hipertrofia sarcoplasmática por trabajar a altas repeticiones), es un músculo fofo cuya consistencia se asemeja a la de la grasa. Lo mejor que puedes hacer por ti, y solo por ti, es empezar a preocuparte de lo que de verdad importa.

Ganar peso te ayudará a ganar músculo y fuerza y te puedo asegurar que, desnudo, te verás mucho mejor aun incluso cuando tu % de grasa corporal sea mayor. Sí, has oído bien, en la mayoría de ocasiones (salvo en personas que, de verdad se nota que tienen músculos grandes) el impacto es mucho mayor ganando músculo y grasa antes que definiendo. 

Empieza a ganar peso comiendo variado, entrena 3 o 4 veces por semana con una rutina fullbody o una torso-piernas y prepárate para ver la mayor mejora que has visto nunca en tu físico. Te verás mejor que nunca.

Sin embargo, algo parecido sucede también en los endomorfos o personas con sobrepeso. Una obsesión por ver kilos y kilos descender de la báscula les lleva a realizar entrenamientos casi enfermizos de trabajo cardiovascular. Tu objetivo no es perder peso, es perder grasa. Preocúpate solo de la dieta y el cardio y ralentizarás tu metabolismo de manera significativa, lo cual te llevará a recuperar el peso al poco tiempo. Si te preocupas por tus sesiones en el gimnasio evitarás la pérdida de músculo y, a la vez que pierdes mucha grasa, tu cuerpo irá cogiendo la forma de tus músculos.

Por no actuar, el fracaso por defecto

Suena muchísimo mejor en ingles, sin duda, pero la idea es clara: no hagas nada y fracasarás automáticamente. Empieza a perseguir tus metas y nunca fracasarás. Tropezarás, fallarás, te caerás pero, jamás, fracasarás. Tu objetivo es tener un cuerpo grande y fuerte (entiéndase por grande a una cantidad de músculo muy por encima de la media), ¿no? Pues ve tras ello y vencerás.

Si tu quieres aprobar una asignatura, ¿te dedicarías a lamentarte por si suspendes? No. ¿Entonces por qué si quieres tener un cuerpo grande y fuerte te preocupas por no ganar grasa? La idea es igual de absurda. Si ganas el músculo necesario después es posible perder la grasa sobrante. Perdiendo grasa no es posible ganar el músculo necesario. Punto.

Esto es a lo que JC Deen llama “paranoia racional del fracaso”, siempre piensas que vas a fracasar y, en vez de preocuparte por tener éxito, te preocupas por no fracasar. Te lo repito de nuevo: persiguiendo tus metas y queriendo tener éxito nunca, absolutamente nunca fracasarás. Preocúpate por no fracasar y nunca tendrás éxito.

A ninguno nos gusta la idea de saber que hemos estado perdiendo el tiempo durante varios meses o, incluso, durante varios años. Sin embargo, ¡piensa en que hubiese sido mucho peor darte cuenta más tarde! Tienes la oportunidad de cambiarlo antes de convertirte en esa persona a la que todos los nuevos del gimnasio mirarán, pensando que si tras varios años de entrenamiento ese es el resultado, mejor ni entrenar.

Leer más: Entrenamiento.com

Get real time updates directly on you device, subscribe now.