El uso y consumo de esteroides anabólicos ya no es ningún secreto: tanto a nivel de varias categorías de fitness profesional, culturismo…e incluso simples aficionados al gimnasio que quieren estar más grandes y definidos.

En otros artículos hemos hablado de qué son los esteroides anabólicos y razones para negarse a consumirlos, ya que no son en absoluto necesarios para conseguir un físico de calidad, si quizá para llegar a él de forma más rápida (vivimos en un mundo en el que lo queremos todo para antes de ayer) o para conseguir uno descomunal.

Lo que no habíamos tratado hasta hoy es cómo conseguir distinguir a un consumidor de esteroides, tema ciertamente algo tabú, ya que no es sencillo: muchas personas con un gran cuerpo pueden ser acusadas falsamente, y esto puede ser incluso una falta de respeto, ya que quizá hayan llegado a donde están a través de años de entrenamiento, nutrición y sacrificio tremendos. Lo que no se puede, como hacen muchas estrellas de Instagram, es engañar a la gente con que han conseguido resultados abrumadores solo a través de la dieta.

¿Cómo distinguir a un consumidor de esteroides?

esteroides

1. Definición extrema, hombros y trapecios gigantes. En primer lugar, y aunque hayamos mencionado que un físico muy bueno se puede conseguir sin esteroides y no podemos acusar sin motivos suficientes, se ve a primera vista que un cuerpo con un porcentaje muy bajo de grasa corporal y una definición extrema ya es motivo suficiente para sospechar. Más todavía si los hombros y los trapecios son gigantescos, ya que son zonas muy receptivas al uso de este tipo de sustancias.

También en HM
Por qué es bueno Ducharse con Agua Fría

2. Cambios en cortos periodos de tiempo. Una persona no puede ganar 10 kilos de músculo magro en un mes, por mucho que nos traten de engañar. Si ves a un chaval de tu gimnasio que hace dos meses era un enclenque y ahora de repente podría competir en fitness…permíteme que dude. Los cambios, y lo digo por mi propia experiencia, llevan muchos años de dedicación y sacrificio, y se producen a lo largo de un periodo de tiempo muy extenso.

3. Estómago distendido. Esto ya no es un síntoma de uso de esteroides, sino de abuso, incluso de hormona de crecimiento. Tu cuerpo pierde la forma y pierdes esa cintura estrecha y nunca puedes recuperarla, lo que además no es estético ni bonito. El propio Arnold defendió recientemente la necesidad de recuperar la finura y las formas bonitas en la cintura en las competiciones del más alto nivel.

4. Ginecomastia. Esta patología es simplemente una condición en la que el pecho del hombre comienza a parecer el de una mujer; como indica la etimología de su propio nombre (ginecomastia: pecho de mujer). Muchísimos esteroides están derivados de la testosterona, por lo que se convierten en estrógenos vía aromatasa. Este proceso causa una acumulación de estrógenos en el cuerpo, los cuales se unen a los receptores de dicha hormona en el tejido mamario produciendo ginecomastia.

5. Acné y manchas. Puede provocar acné y quistes, así como piel y pelo grasiento. Esto suele ser más prominente en la espalda y los hombros. La testosterona tiene un gran efecto sobre las glándulas sebáceas y no se puede hacer mucho al respecto, por lo que los usuarios de esteroides tienen manchas en la espalda y otras veces en otros lugares.

También en HM
[FOTOS] Los 6packs de nuestros fans

Conclusión final

En esta página, dedicada al deporte y a la salud, desde luego jamás haremos apología del uso de esteroides anabólicos, y por ello era quizá el momento de tratar de distinguir a un consumidor de un no consumidor, aun teniendo en cuenta que los fármacos se usan habitualmente en el deporte de más alto nivel, sobre todo en el culturismo. Asimismo, tampoco diremos si son más o menos malos que otro tipo de drogas, ya que hemos enlazado un artículo arriba en el que hablamos de sus efectos secundarios. Que cada cual juzgue por si mismo y sea libre de hacer con su cuerpo lo que quiera.

Fuente: As.com