El pelo rizado en el hombre ha vuelto a estar de moda después de unos años “out”. ¿Pero, cómo cuidar de ello? ¿Cómo lucir la melena perfecta que aumentará tu atractivo?

El pelo rizado en el hombre es un arma de seducción que no hay que infravalorar aunque, eso sí, sea bastante difícil de manejar. Muy a menudo se utilizan fijadores en gel cómo cera o gomina para dar al pelo un aspecto “peinado” pero en realidad el resultado puede ser muy desagradable, dejando el pelo reseco, como si fuera de plástico. 

No pánico: existen pequeños secretos para lavar y secar el pelo rizado en el hombre que facilitarán el peinado y su aspecto final pero no sólo. Aquí van algunos:

  • El corte es importante! Nunca olvides que un corte bien hecho es responsable de un buen peinado que se mantiene durante horas. Si tienes mucho pelo evita dejarlo demasiado largo. Un buen peluquero sabe como cortar el pelo según el tipo de cabello y, si es necesario quitar un poco de volumen, pues lo hará sin que se note.  

  • Elige un champú anticrespo. No lo apliques directamente en la cutis: mejor mezclarlo con un poquito de agua en la mano antes de extenderlo por toda la melena.
  • Usa un buen acondicionador anticrespo para suavizar tus rizos y eliminar el efecto “frizz”. Hay que usar muy poco evitando las raíces para evitar el efecto apelmazado. 
  • Aplica un producto en crema para pelo rizado, le dará definición a tus rizos sin dejar el cabello reseco. Saliendo de la ducha, ve friccionando el pelo con una toalla para quitar la humedad en exceso.
  • Cuidado con el secado. Si puedes dejar que se seque al aire, mucho mejor. Pero puede que en invierno no sea la mejor opción. En lugar de utilizar el secador sin más, aplica el difusor de calor (si vives con tu mujer pues seguro tendrás más de uno en casa!). Si quieres mayor volumen, sécate el pelo con la cabeza abajo, con calor medio y sin pegarlo a la cutis.
  • No uses el peine! Una vez que el pelo se haya secado, ponte un poquito de producto styling (el mismo que aplicaste después del lavado) en los dedos y trabaja para darle forma a tus rizos sin romperlos.

Parecen muchos pasos pero una vez introducidos en tu rutina de cuidado masculino verás que te parecerá natural. ¿Te animas?

Comenta via Facebook